jueves, 31 de marzo de 2016

Draugr: la Leyenda de los No – Muertos del Norte


1. Leyendas del Norte

Pocos lugares son sinónimo de magia y leyenda tanto como los antiguos reinos del norte europeo. En aquellas regiones, dominio de la nieve y hogar de las poderosas y temidas runas (que por mucho tiempo se consideraron poseedoras de una magia inconmensurable), seres desconocidos tomaban formas incomprensibles y reinaban en mundos perdidos debajo de los seres humanos.

Una de las leyendas más interesantes en aquellas regiones del norte es la de los No Muertos, es decir, aquellas personas que “vuelven” después de la muerte, pero no exactamente como fantasmas o espíritus, sino como verdaderos No Muertos que todavía pueden usar sus antiguos cuerpos.

2. Daugr

Conocidos también como aptrgangr (literalmente, “aquel que camina después de la muerte”), los Daugr eran un conjunto de criaturas que podían tomar muchas formas y modificar su tamaño a voluntad. Todas, sin embargo, tenían algo en común: correspondían originalmente al cuerpo de una persona muerta.

Los orígenes de los Daugr no son del todo claros. Sin embargo, la muerte a causa del ataque de estas criaturas – algo bastante común en la mitología nórdica – hará que la víctima se levante, a su vez, como un nuevo Daugr, por lo que la mayor parte de estos seres se origina a causa del ataque de uno de ellos.

Como mencionamos más arriba, además de su gusto por la sangre de los vivos lo Daugr están dotados de poderes mágicos que los convertían en seres verdaderamente temibles. Además de la posibilidad de cambiar de forma a voluntad (ya fuese para adoptar la apariencia de otra persona o la de un animal), estas criaturas poseían grandes habilidades mágicas, la capacidad de predecir el futuro e incluso la posibilidad de volverse “inmateriales” y atravesar la roca sólida y el suelo.

Una variedad de Daugr, los Haugbui, posee atributos semejantes pero permanece siempre en las cercanías de su tumba, atacando únicamente a quienes se atrevan a profanar el suelo sagrado.



3. La tradición para evitarlos

Los antiguos nórdicos tomaban todo tipo de precauciones para asegurar que sus muertos no se convirtieran en un Daugr. Para comenzar, colocaban unas tijeras abiertas sobre su pecho y paja o pasto seco en sus bolsillos. Luego clavaban un alfiler a la planta de su pie y ataban sus dedos para evitar que pudiese volver a caminar. Y para terminar, construían una “puerta” ritual, y evitando que el difunto la “viera” la cerraban por encima de él.

Tomando las medidas adecuadas, era posible evitar que un muerto tomara este camino. Sin embargo, quienes morían en la Guerra, o fuera del hogar (y que no recibían adecuada sepultura) siempre podían tomar esta forma. La leyenda de los Draugr desaparece un par de siglos después de la cristianización del norte… pero entretanto nos pone frente a un mundo en el que los muertos vivientes eran considerados una amenaza constante.

FUENTE: https://misterios.co

miércoles, 30 de marzo de 2016

EXTRATERRESTRE LE PIDE CONSTRUIR UNA PIRÁMIDE EN EL DESIERTO DE COAHUILA... ¡Y LA CONSTRUYE!


El ser de otra galaxia dijo a Mundo Corona, que venía de la lejana constelación de Orión, de un lugar llamado Nefilin, 20 veces más grande que la tierra.

Esta es la historia de la pirámide espacial de Mundo Corona y sus encuentros con un ser de otra galaxia



Mundo Corona, un campesino que buscaba respuestas en el resplandor de las estrellas, construyó una pirámide de piedra porque un extraterrestre pidió un templo para poner a prueba su fe, aconsejándole: “…Que ni los vientos ni los vendavales la muevan. Y que siempre esté erguida hacia arriba, porque de arriba emanan todas las cosas buenas…”.

— Me acordé lo que decían los indios de aquí, que los sacerdotes hablaban con los dioses, entonces pensé: ‘Éste es un Dios de los que hablaban los indios’.

Pero la aparición entendió lo que pensaba, respondiendo.

— No soy un Dios, soy un hombre como tú, la misma importancia que tienes tú, la tengo yo. Yo te digo que el ser que formó esta nebulosa, cuando hablaba nacían nuevos universos, al igual que cuando hablas.

Mundo, un campesino delgado y pequeñito, de piel tostada por el sol; entonces tenía 33 años de edad, acababa de ser papá de una niña, y el hombre ese hablaba de muchas cosas que no alcanzaba a comprender, llevándolo al lugar dónde había que levantar la construcción.

— Así quiero que sea tu fe, que esté siempre hacia lo alto. El templo tendrá forma de pirámide, y será de piedra. Por eso quiero que tu fe jamás se vaya a quebrantar.

— ¿Y cómo te llamas?

— No te lo diré hasta que tomes conciencia, hasta que entiendas. Muchos se burlarán, difamarán. Dirán: ‘Fue una locura o una borrachera, fue una visión de este loco, o este drogadicto’. Yo te digo que el nombre de una persona representa algo más que su cuerpo, que su alma y su espíritu. Es la esencia que habita en el hombre. Un día te diré mi nombre.

— ¿Y de dónde vienes?

— Por qué te preocupa tanto de dónde vengo. Preocúpate por ti, pero te voy a decir. Vengo de la constelación de Orión, de un lugar llamado Nefilin. Es un lugar 20 veces más grande que la tierra. Hay mucha similitud con los seres humanos.

Fue así que Raymundo Salomón Corona Villarreal, Mundo, un hombre nacido en una familia de campesinos, conoció algo que no era de la tierra, empezando a construir una pirámide de piedra de siete metros de altura en el ejido Pozuelos de Arriba, muy cerca de Monclova, pero más cerca del municipio de Frontera, a diez kilómetros del libramiento Carlos Salinas de Gortari, en el estado de Coahuila.

Y lejos, muy lejos del lugar de donde venía la criatura que pidió observar detenidamente las estrellas porque todas habían sido hechas para él.


LA ENCOMIENDA

Los habitantes de Pozuelos de Arriba habían tenido la oportunidad de observar aparatos voladores flotando en el desierto, sobre las montañas; escondidos entre las nubes. De alguna manera se habían acostumbrado a la presencia de bolas de fuego a las que llamaban brujas. Una noche de noviembre de 1984, Mundo Corona estaba trabajando en el pozo número 1 de SIMAS, un organismo para abastecer de agua a la región, donde trabajó cuarenta años administrando bombas de agua.

La noche era de esas que abundan por la zona, monótona,  sofocante; interrumpida por aullidos de coyotes y parpadeos de luciérnagas. Escuchó que tocaban la puerta, preguntó: “¿Quién es? ¿Qué andan haciendo?”.

Llegó a pensar que era un vecino, alguien del pueblo que aventó la puerta de una patada. Era un hombre alto, ojos color miel y cabello blanco que llegaba hasta el suelo; vestía una túnica amarrada de una soga y pies descalzos. Sus primeras palabras fueron tristes, reflexivas.

— ¿Tan pronto te olvidaste de mí?

— ¿Quién eres? Si te hubiera visto anteriormente jamás te hubiera olvidado. Tienes el cuerpo de un atleta, además tu cara es de un hombre muy hermoso.

— ¿Tan pronto te olvidaste de mí? ¿No recuerdas cuando nació tu niña?

Mundo recordó que era el mismo hombre que había conocido en una pesadilla, y corrió asustado a través de la noche, brincando piedras y esquivando matorrales. A cien metros de distancia pensó en cuál era el motivo por el que corría ¿Tal vez se trataba de otra pesadilla? Un mal sueño; una visión incoherente. Regresó al lugar, ahí estaba él: esperando. Atónito tocaba brazos, rostro; piernas. Repetía: “…Es un sueño y no he podido despertar…”.

— No estás soñando, no has vivido la realidad tal y como ahora. No estás soñando. Vengo a pedirte un favor — interrumpió.

— Yo te debo un favor, en esa pesadilla me hiciste un gran favor.

— Quiero que construyas un templo y su volumen total tendrá 108 metros, vas a calcular su altura y su base, debe ser en forma de pirámide.

Mundo contó que fue criado cuidando vacas y cabras, había estudiado hasta sexto año de pri maria. Era algo imposible lo que pedía porque implicaba cálculos matemáticos, planeación.

— Lo que no sepas, pregúntalo, hasta el más inepto tiene algo que enseñarte. Pregúntate por qué se mueven las hojas de los árboles. Un día vas a sacar de tu sistema genético un conocimiento que has ido almacenando desde milenios de años.  Yo te digo que eres como el propio universo. No eres diferente. Conócete, de dónde vienes, por qué estás aquí. Lo que es más importante, hacía dónde vas a ir.


LA TIERRA ELEGIDA

En Frontera, una ciudad pequeña donde las tolvaneras son parte del paisaje, Mundo Corona conoció a Alma Rosa Valdés. La enamoró en esas noches cuando el viento que sopla ruboriza el rostro. De vez en cuando iban a Pozuelos de Arriba, el que está después de Pozuelos de Abajo, a platicar cobijados por la sombra de un árbol, o a mojar las manos en alguna poza de agua cristalina.

Ahí, Ramón Corona y María Teresa Villarreal, padres de Mundo, criaron ocho hombres y dos mujeres. Era un lugar donde abundaban ojos de agua que abastecían a toda la Región Centro de Coahuila, lentamente fueron desapareciendo hasta convertirlo en un páramo, donde familiares de los 50 ejidatarios propietarios de la tierra, buscaron casas en otras ciudades, para regresar sólo durante los temporales y trabajar la tierra.

Mundo y Alma Rosa se casaron, pese a la sequía sembraron árboles frutales, nogales, engordaron ganado y construyeron una casa en un terreno de dos hectáreas de extensión. Después Mundo entró a trabajar en las bombas de agua de SIMAS, y mudó su casa al centro de Frontera, en la esquina de la plaza principal.

Imposible creer que ese terreno duro floreciera algún día. Pero Mundo trabajó la tierra cuando sus hijos Raymundo Román, Jesús Quetzalcóatl y Guadalupe Cuauhtémoc Atahualpa eran pequeños, después nacerían Alma Rosa de Fátima, Cristal Irasema Salomé y María Aglael, la primera piedra que cimentó para la pirámide.

LA SÚPLICA DE MUNDO

Para el segundo semestre de 1983, Mundo Corona había pasado momentos complicados porque trabajaba de noche en el pozo de agua, tenía que ordeñar el ganado antes que esclareciera el mundo, cuidaba a sus hijos  y Alma Rosa estaba por dar nuevamente a luz. Las horas de sueño prácticamente no existían, y comenzaba a ver a un hombre sentado arriba de una nube que lo llamaba por su nombre.
Un nueve de noviembre su esposa tuvo dolores de parto. La llevó a la Clínica del Seguro Social en Frontera, y de alguna manera por fin tenía un momento de pausa esperando el nacimiento de su hija. El sopor lentamente se apoderó de él en la sala de urgencias, cerró los ojos y reconoció la habitación donde su esposa estaba acostada. Al lado de ella, el cuerpo de una persona cubierta con una túnica color negra. Cuando volteó su rostro era una calavera, decía que había llegado por la mujer y la niña.

Mundo suplicó, se hincó para que eso no sucediera, pedía que fuera él quien muriera. La calavera contestó que no podía hacer nada, pero alguien que estaba arriba lo podría ayudar. Observó una escalera que llegaba hasta las nubes, trepó corriendo y llegó hasta una sala donde había un hombre sentado en una silla. A él rogó que lo ayudara, el hombre contestó.

— Por qué pides necedades, por qué no eres conforme con lo que debes ser, has de saber que lo que está escrito, por algo está escrito.

A su derecha abrió una puerta, salió una mujer vestida con una túnica color azul, traía en la cabeza una cofia y emanaba una luz cegadora. Ella dijo: “Señor, perdónale”. El hombre pensó varios minutos.

— Bueno, que así sea, pero no te olvides de volver a pedir necedades. Vete con tu esposa, tu mujer va a tener una niña y por nombre le pondrás Aglael. Y su madrina va a ser la muerte.

Al despertar se enteró que estuvo varias horas inconsciente. Y a la 01:30 de la madrugada nació María Aglael.


EL QUE AMA LIBREMENTE

El mundo que habitaba Mundo se estaba desmoronando. Muchos veían aparatos voladores en el cielo, pocos creían sobre la existencia de una aparición de otra galaxia que exigía una construcción de algo que ni siquiera conocían en el desierto norteño.

A menudo preguntaban cómo se llamaba la aparición, quién era ese que hablaba del universo y sus estrellas. En una de tantas visitas, el extraterrestre agarró una piedra del suelo, con los dedos dibujó una forma parecida a una serpiente que no se quedó plasmada, y pidió descifrar sus trazos. En el momento que lograra comprender, sabría su nombre. Mundo sólo enseñaba la piedra a quien preguntara mayores detalles. Un día, interrumpió.

— Ya no es necesario que me digas tu nombre.

— Sé que ya sabes quién soy, mis compañeros me llaman Herulayka: el que ama libremente, el que ama en libertad, ese es mi nombre —respondió.

Entonces Mundo empezó a contar de un Herulayca, proveniente de un lugar muy muy lejano llamado Nefilin, perteneciente a constelación de Orión, de color cobrizo que se posaba en las nubes, viajaba en una nave y pedía un templo con la forma de una pirámide.

En ese ir y venir de curiosos en el tiempo, siete muchachos llegaron a Pozuelos de Arriba, y quedaron maravillados por los relatos de Mundo Corona; por las luces en el cielo que veían en la oscuridad.

— Todos tuvieron la oportunidad de aprender, de buscar y ser alguien diferente. Buscábamos en el infinito. No veíamos nada, mas que las estrellas.

También alcanzaron a ver a un hombre de ojos como de llamas de sol que se posaba en las nubes, y se transportaba en una nave con cúpula de cristal y cuyo piso sólido se volvía cristalino.

— Me gustaría que escucharas a los que lo vieron, unos quedaron traumados. Le decían ‘El Gigante’, cada quien lo miraba de acuerdo al estado de conciencia en que estaba, hubo unos que me decían: ‘Tú cuando estás con él no hablas español, hablas en otra lengua que no entendemos’. Yo no sé otra lengua más la que poco entiendo. Yo me crié criando cabras y vacas. ‘No, están errados’, les decía.

LA APARICIÓN

Eran las once de la noche del verano de 1988. Un grupo de ocho amigos, la mayoría estudiantes de la preparatoria Justo Sierra, de Monclova, estaban escuchando los relatos de Mundo Corona, desgranando maíz en las instalaciones del pozo de SIMAS.

Sólo había luz de luna, ruidos de ramas al viento. Eso que parecía silencio fue interrumpido por una voz clara, melódica, que se confundía con el aire: “…Raymundooo… Raymundooo…”

— Ustedes son privilegiados porque van a ver lo que nadie ha visto —advirtió.

El cielo estaba nublado, donde ahora está construida la pirámide había un palo clavado en la tierra maciza. En lo alto de un poste estaba un hombre suspendido en el aire. Se escuchaba como un enjambre de abejas encabronado.

— Herulayka era una persona normal, cabello largo, barba, túnica y espada. Su navecita estaba escondida detrás de las nubes — contó uno de esos muchachos de aquel entonces.

Él empezó a visitar Pozuelos de Arriba porque salía con sus amigos a cazar conejos en una camioneta desvencijada. El camino era de tierra suelta, en los pueblos de los alrededores hablaban sobre naves extraterrestres en las cercanías.

— Teníamos 18 años, decían que por allá se aparecían ovnis. Empezamos a hacer plática con Mundo, nos hicimos amigos. Íbamos martes y sábados durante tres años. Nos hablaba de lo que le contaba Herulayka. Mundo decía: ‘Cero cigarros, cero cerveza’. Antes platicaba menos, decía que la gente es mala por naturaleza.

Pese a los años transcurridos, sigue visitando Pozuelos de Arriba, ahora es un Policía Federal en activo, su hermano, abogado mercantil, también lo acompañaba.

—Mundo me dejó pasmado porque el señor tiene una vibra muy bonita. Llegábamos a las ocho de la noche y nos íbamos a las dos de la madrugada. Cuando vimos a esa entidad llamada Herulayka, estaba como flotando en el aire, no se le veía la cara. Estábamos todos muy nerviosos, casi llorando. Mundo hablaba otra lengua.

En el grupo había un muchacho que no creía en Mundo, más bien sólo creía en lo que sus ojos observaban. Esa noche quedó atónito. Su vida cambió, de ser bromista y juguetón, se volvió sombrío.

— A raíz de esta situación tuvimos problemas en la escuela, con nuestros padres. Fue algo que estaba fuera del alcance de nuestras mentes. Algunos quedaron trastornados. Siempre que hablamos de eso cuando nos juntamos, se molestan, algunos agarraron el alcohol para olvidar esos detalles.


LA BÚSQUEDA

Cada jueves de cada semana durante casi un año, José Antonio Muñoz Daniel, Profe Toño, y un grupo de seguidores del Centro de Estudios Psicocibernética Esenios, un grupo de curación a través de meditación, visitaron Pozuelos de Arriba.

— Nos cautivó porque el objetivo de la pirámide es la curación. Habíamos agarrado de ir a hacer meditaciones. Antes había un palo que le había marcado el ser de luz del que habla Raymundo, el maestro Herulayka.

Profe Toño, un ingeniero mecánico – eléctrico, con especialidad en mecatrónica, había tocado la puerta de Esenios en 1986. Tenía 33 años y ganas de aprenderlo todo. Al tiempo llegó un Mundo Corona que hablaba de un tal Herulayka que había aparecido en un aparato volador para exigir un templo de adoración con forma de pirámide.

Y así fueron muchas veces, hasta que Sergio González de la Garza, líder de Esenios, cuestionó: “¿Por qué andan buscando lo que no han perdido? ¿Lo que ni siquiera han terminado de comprender?”.

Profe Toño caviló, pausando por un tiempo las visitas a Pozuelos de Arriba. En 1994 murió su maestro Sergio González de la Garza, abandonando las sesiones con Esenios, no la práctica de la meditación. Un año después compró un terreno para construir un rancho en Pozuelos.

Y pensar.

Meditar.

Aislarse del mundo; mas no de Mundo.

Una tarde lo encontró en una sesión con un grupo de gente. Ya habían empezado a construir la pirámide. Profe Toño decidió desde aquel entonces servirle, ahora es quien mantiene en buen estado el lugar donde está construida la pirámide, ubicada a un costado de un camino de tierra, a un par de kilómetros de la entrada de Pozuelos de Arriba. A su alrededor tiene seis capillas que forman una estrella, y un sistema de riego para mantener los árboles frescos.

— ¿Ha visto a Herulayka?

— No lo vi físicamente, pero me habló a través de Mundo, me dijo que habría de cuidarlo, que en otros tiempos (otra vida) anduvimos juntos, que él se apoyaba mucho en mí. Tanto como verlo, no, pero me habló a través de Mundo.

Una noche de octubre o noviembre de 2010. Mundo y Profe Toño estaban en la pirámide cuando Mundo cayó en trance. Luego una voz fuerte hablaba con mucha propiedad.

— Para empezar estaba todo oscuro. No soy niño chiquito, no soy un fanático. Creí que era el Maestro Herulayka, me pidió cosas que todavía no he logrado discernir bien.

— ¿Cómo qué cosas?

— Cosas que no te puedo contar. No estoy autorizado.

— ¿Y Mundo también ha sido un maestro para usted?

— …En cierta ocasión, bromeando, le dije: ‘Ehh güey’, me contestó: ‘Respeta a tu maestro. Qué no sabes con quién estás hablando’. Yo no sabía ni qué hacer. ¿Que si lo considero un maestro?... Cuando baja el Maestro Herulayka a través de él… Sí.

EL MENSAJE

Herulayka dijo:

— No desesperes porque si un día te encuentras solo, recuerda esto: Si dentro de un millón de años uno te escuchara, eres como el propio diamante que esparce la luz del conocimiento. Lo que queremos es que se den cuenta lo terrible que están haciendo en este lugar llamado tierra, y que deben cuidar como a la niña de sus ojos porque les da lo necesario para vivir. Deben estar conscientes que son una réplica de la tierra y del universo entero. Todo esto que te he contado cuéntaselo a los demás. Es necesario que el hombre sepa que está tomando por el camino errado, y están tomando el conocimiento para crear armas.


LA RECONSTRUCCIÓN DE LA TIERRA

Herulayka tomó la cabeza de Mundo con la mano. Y Mundo tuvo una visión:

“…Hubo una guerra terrible que me atormentaba. Algo se había salido de control, todos los átomos de las especies, piedras, mar y polvo aumentaban temperaturas enormes. Esto arrasaba todo a su paso, todo lo destruía. Y veía como la onda de calor quemaba a niños y mujeres; veía cómo se retorcían; se les caían pedazos de carne. La tierra se hizo como cuando se queman las montañas, toda la tierra se cubrió de humo y fue una noche de muerte: Me puse a pensar: ‘Por qué no nos pusimos a ver el caos que estábamos haciendo a la tierra, el sufrimiento’. En esa oscuridad veía luces que se movían: eran hombres y mujeres desnudos. Venían otros de arriba, bajaban y hablaban con ellos, se iban juntando y eran ríos de luces en la oscuridad. Vi una porción de tierra que había quedado intacta: los hombres se reproducían y reestructuraban la tierra, que tomó nuevamente su esplendor y su formación hermosa. Vi que la tierra se llenó de gente, de lo alto venían hombres volando. La gente los seguía como enjambres…”

— ¿Y hacía dónde van estos? ¿Por qué no les pasó nada? — Preguntó Mundo.

— Porque ellos tenían pleno conocimiento. ¿Crees que puedas poblar todo? Yo te digo que el que hizo estas cosas, cuando habla hace nuevos universos, todo es para ti, haz lo correcto.

LAS PREGUNTAS SIN RESPUESTA

En su casa en Frontera, Mundo Corona  no tiene nada que le recuerde que construyó una pirámide de piedra. No conserva planos ni fotografías ni registros de la construcción, sólo habla de ella cuando va a trabajar a su propiedad en Pozuelos de Arriba. Un día su esposa tiró todas las evidencias de la construcción.

— Es como la fregada. Decía que la gente me quitaba mucho tiempo: ‘Tú por andar con las viejas, no me ayudas con la niña’. Nunca le pareció.

— ¿Y cuándo va a dejar culminada su obra?

— Quisiera saberlo, mijo, decían que las pirámides de Egipto tardaron 300 millones de años. La Pirámide del Sol (México) nadie sabe cuántos años tardaron. Nadie sabe a dónde se fueron. Yo te digo que ellos encontraron una puerta. No hemos terminado.

—¿A qué se refiere?

— El día que se den cuenta de que la pirámide sirve para cortar el camino de un futuro próximo, muchos vendrán a procrear hijos. Ustedes ya transportaron una imagen, ya se dieron cuenta. Deben darse cuenta que ustedes son átomos. El hombre va a empezar a buscar.

— ¿Ya no ha visto a este hombre?

— No. No me preguntes esas cosas.

— ¿Tiene planos?

— No, esos planos los tiene el maestro. Es algo tan celoso que si los ves no los entenderías.

— ¿Por qué escogieron Pozuelos de Arriba?

— Donde está la pirámide es un vórtice de energía, se tiene que buscar, como el ombligo del hombre, los ombligos donde se pueda explorar el universo. Está hecho por el cúmulo de energía de la tierra.

— ¿Hay más gente?

— No es para juntarse. No es para hacer una organización. No es para hacer una secta religiosa. Es una cosa para el que escuche entienda y no pierda su tiempo juntándose con los demás.

— ¿Cree en Dios?

— No creer en Dios sería como decir que no estás aquí. A mí me pasó lo mismo que a Ezequiel (profeta que vaticinó la destrucción de Jerusalén y un nuevo comienzo).

— ¿Y los seis? ¿Cómo le llamaremos? ¿Capillas?

— Tu dale nombre.  Recuerda que eres libre y debes buscar dentro de ti, abre tu corazón y tu mente, encontrarás que no sólo una vez la viste y que en el correr del tiempo fuiste partícipe de muchas construcciones parecidas a ésta.  Si analizamos la historia, vamos a encontrar que muchas veces las historias se repiten. Cada hombre debe ser libre, y no someterse a la voluntad de los demás. Que no te digan: ‘Éste es el camino’ ¡Encuéntralo! Así como cuando estuviste en el esperma, busca el camino por el que habrás de seguir.

 

DIOS

Atardece en Pozuelos de Arriba, el lugar donde la gente llega y se va. Mundo recoge nueces del suelo, el viento hace rugir las ramas a más de treinta metros de altura, se filtran rayos de sol. Dos de sus dieciséis nietos (y dos bisnietos) juegan en el piso, corren, gritan, ven el cielo a punto de cargarse de estrellas.

Y Mundo confía que en tres ocasiones ha estado a punto de morir, la última por un cáncer que ha invadido su cuerpo y lo tiene en constante chequeo médico.

— A veces en mis estados de conciencia terminal me sentía alegre porque decía: ‘Lo que me dijo Herulayka no se va a cumplir’. No hay cosa más terrible que la necedad del hombre, en su soberbia que no mira al hacer las cosas.

Parece que Mundo va a volver a contar de un tal Herulayka (así se llama uno de los nietos, hijo de María Aglael), el que llegó de Nefilin y se posó en una nube; el que apareció una noche sin luna y observó la tierra con ojos como de llamas de sol; y pidió una pirámide de piedra de siete metros de altura en el desierto: en Pozuelos de Arriba, el que está después de Pozuelos de Abajo.

… El viento interrumpe todo, hojas caen de los árboles. Hay cierta humedad; destellos de insectos en la oscuridad. Calma; algo que parece silencio.

— ¿Lo sientes? Es Dios quien te está acariciando. Sólo quiero vivir lo que la vida me deje vivir. Papá decía: ‘Que triste que vaya a morir porque apenas empiezo a entender la vida’.

FUENTE: http://www.vanguardia.com.mx/

martes, 29 de marzo de 2016

Misteriosas e inexplicables desapariciones. (Parte 2).


Continuamos con esta segunda parte de las misteriosas e inexplicables desapariciones en el mundo.


11. El enigma del yate fantasma

El Kaz II partió del puerto de Airlie Beach el 15 de Abril del 2.007 con destino a Townsville como primera etapa de un viaje que bordearía la costa norte de Australia occidental durante las siguientes seis semanas. La tripulación la formaban Derek Batten de 56 años y los hermanos Peter y James Tunstead de 69 y 63 años respectivamente.

La primera indicación de que algo andaba mal ocurrió el día 18 de abril cuando un helicóptero descubrió al Kaz II navegando a la deriva y sin señales de la tripulación. Dos días más tarde los guardacostas australianos consiguieron avistar el yate y se acercaron para abordarlo, y entonces pudieron comprobar que se encontraba abandonado.
La primera inspección del interior del catamarán puso de manifiesto que todo estaba en perfecto estado. El motor de la embarcación seguia funcionando en punto muerto, los sistemas eléctricos y de emergencias, la emisora de radio y el sistema GPS eran plenamente funcionales, un ordenador portátil se encontraba encendido como si se hubiera sido utilizado momentos antes, la comida y cubiertos estaban dispuestos y colocados sobre la mesa y había ropa colgada de una cuerda enla cubierta, que alguien había puesto a secar . También se pudo comprobar que los chalecos salvavidas continuaban guardados en su lugar, y unas gafas de alguno de los tripulantes descansaban al lado de un portafolios encima de una de las literas.
El mismo día 20 de abril el yate fue remolcado hasta el puerto de Townsville para realizarle un examen a fondo y buscar pruebas que demostrarán un posible delito cometido por piratas o terceras personas. En el interior del yate encontraron un arma de fuego y numerosa munición, y también una grabación de video que mostraba imágenes de los tripulantes durante su viaje. Esta grabación, fechada el 15 de abril, sirvió para conocer los últimos días de travesía de los tripulantes. Por ella se sabe que James Tunstead era la persona que se encontraba grabando en aquellos momentos, mientras que su hermano Peter estaba pescando en la popa y Derek Batten se encontraba en la proa. La cámara efectúa un barrido de 360º grados mostrando las islas que se encontraban alrededor, lo que sirvió a las autoridades para tratar de ubicar la posición del catamarán. Los investigadores también pudieron comprobar que en aquél momento el mar se encontraba encrespado y ninguno de los tres hombres portaba el chaleco salvavidas.
Inmediatamente comenzó la búsqueda de los tres hombres desaparecidos en la que participaron dos helicópteros de rescate, nueve aviones y dos buques, además de voluntarios de la marina y una aeronave dotada con tecnología capaz de buscar supervivientes en el mar durante la noche, en momentos de oscuridad o mar embravecido. Todos los esfuerzos resultaron infructuosos y la búsqueda se prolongó hasta el día 25 de abril, fecha en la que debido a la falta de resultados y a la poca probabilidad de que los tripulantes fueran encontrados con vida, la fue cancelada definitivamente.
En base a todas las declaraciones las autoridades concluyeron que la misteriosa desaparición de los tres hombres se había producido por un fatal accidente. La hipótesis era que alguno de los tres tripulantes había caído accidentalmente al mar. En un desesperado intento por salvarle sus dos amigos también se habrían lanzado en su rescate mientras el yate se alejaba de ellos. El cansancio, la falta de fuerzas y quizás el estado del mar provocó que estos murieran ahogados. Sin embargo es extraño que no se recuperará alguno de los cuerpos.

Lo cierto es que desde la última comunicación de radio emitida el 15 de abril no se sabe verdaderamente lo que les ocurrió a los tres tripulantes del Kaz II convirtiendo este suceso en uno de los más enigmáticos de los últmos tiempos.


12. El misterio de Amelia Earhart

Cuentan que Amelia Earhart, nacida en Kansas el 24 de julio de 1897, vio un avión por primera vez cuando tenía 10 años. Fue años más tarde, En 1920, cuando visitó una exhibición aérea y se quedó fascinada con lo que allí pudo ver y sentir. Desde ese día ya no pudo pensar más que en volar…

En 1921 comenzó a dar clases de vuelo y antes de que finalizara el año ya se había comprado un avión para ella sola. Con este aparato estableció su primer récord: fue la primera mujer que subió hasta los 14.000 pies de altitud.
Pero lo más emocionante llegó en Abril de 1928, cuando le propusieron cruzar el Atlántico como parte de un gran proyecto.No se lo pensó dos veces y aceptó. Desde entonces Amelia ya no se dedicó sino a volar…

En 1931 surge la idea de que Amelia cruce de nuevo el Atlántico, pero esta vez en solitario. Fué en 1935,el día 11 de enero, cuando logró cruzar en solitario otro océano, el Pacífico, volando desde Honolulu hasta Oakland, en California. Poco después volaría desde la México capital hasta Newark, en Nueva Jersey. Su popularidad y la admiración que despertaba era ya inmensa.

En 1937 se propuso llegar más allá; se propuso ser la primera mujer que diera la vuelta al mundo en su avión. Y así comenzó su última aventura conocida… El 1 junio, y junto a su asistente en vuelo Fred Noonan, partió desde Miami. El 29 de junio ya estaban en Lae, Nueva Guinea, y el próximo destino era la casi diminuta isla Howland, situada al sureste de Honolulú. La dificultad estribaba ahora en no perderse, en seguir el camino correcto hacia esta isla para poder repostar. Amelia estaba en contacto continuo con los guardacostas, diversos buques de los EEUU se habían situado en alta mar para indicar la ruta a seguir, pero las condiciones meteorológicas no parecían acompañar.

Aún así partieron. El día 2 de julio despegaron hacia la isla Howland. En principio la comunicación con el guardacostas americano Itasca sí que se produce pero luego algo falla y se interrumpe. El último mensaje que se escucha de ella es que el combustible se está agotando, que no localizan las referencias a seguir y que van volando a sólo 1000 pies de altitud. Después ya no hubo sino silencio.

Una macrooperación de rescate se puso en marcha inmediatamente, pero todo fue en vano. Amelia Earhart, su compañero y su avión se perdieron sin dejar rastro alguno. El 19 de julio se canceló definitivamente la búsqueda, muy al pesar de todos aquellos que participaron en ella y de los miles de admiradores de la gran heroína.

Al año siguiente se construyó en la isla Howland un faro dedicado a Amelia Earhart y, aún hoy en día, son muchos los apasionados aventureros que recorren tierra y mar buscando algún indicio que les ayude a encontrar los restos del aparato caído y a entender qué fue lo que pasó.

Entre las teorías que han surgido durante estos años se encuentra la de que el Itasca no hizo bien su trabajo y Amelia perdió el rumbo, o la de que aterrizó en alguna isla deshabitada de la que ya no supo como salir por falta de combustible, o incluso la de que los japoneses la “secuestraron” en el aire y la condujeron hasta Saipan, donde después la encarcelaron. También hay quien asegura que volvió a los EEUU de incógnito para poder vivir así en el más absoluto de los anonimatos.


13. El misterio del Fausto

El 20 de julio de 1968, el barco Fausto arribó al embarcadero de las Puntas, para descargar plataneras destinados a su siembra. El día 21 sobre las 2 de la madrugada, el Fausto se hizo otra vez a la mar para llegar a su base en el Puerto de Tazacorte, donde debería haber llegado en condiciones normales 7 horas después.

A bordo viajaban 4 personas: el patrón que era Ramón Concepción Hernandez(48 años), Eliberto, que era hermano suyo(de 41 años), Miguel Acosta Hernandez(de 44 años) y el mecánico que era Julio García Pino.

El barco, que empezó a retrasarse, alertó a los familiares y amigos de estos, así como al dueño del barco, Rafael Costa Arroyo. No dudaron en llamar a la Ayudantía Militar de Marina de Santa Cruz de La Palma.

Tras varios días de búsqueda, el día 25 por fin se recibe un aviso de que otro barco llamado Duquesa los localizó a medianoche y dijo que se encontraban sin problemas y que tras suministrarle agua, víveres y decirles por que dirección tenían que ir para volver a casa se fueron. Dijeron además que el Fausto llegaría a su destino esa misma tarde.

Muchos vecinos se reunieron para recibir al Fausto, pero sin embargo, pasaban las horas y el Fausto no llegaba.

Al ver que seguía sin aparecer, decidieron volver a mandar aviones y barcos de reconocimiento, pero pasaban los días y no se encontraba ni rastro de el. Un velo de preocupación y de sensación de tragedia se cernió sobre todos los vecinos de La Palma.

Transcurridos 17 días después de haberse proclamado la desaparición del barco, se da por perdido y se detienen todas las investigaciones.

Cada vez eran mas frecuentes los rumores expuestos por varios periódicos de que las personas que iban en ese barco se habían escapado a Venezuela para tener una vida mejor. Sin embargo, esa teoría se desbancó rápidamente al recibir un periódico llamado El Día un telegrama enviado por el hermano de Julio García Pino que decía que Venezuela se había enterado de la desaparición del Fausto y se unía a su búsqueda.

Tras muchos días de búsqueda, por fin el día 11 de octubre la prensa tinerfeña sorprendió a sus lectores con una noticia con respecto a la búsqueda del Fausto. Al parecer, el día 9 de octubre el carguero italiano Anna di Maio lo había encontrado a la deriva a 1200 millas de La Palma y con un cadáver en avanzado estado de descomposición.

El capitán del Anna di Maio decidió remolcar el Fausto hasta Puerto Cabello, su primera escala en el viaje que hacía desde el Mediterráneo al Pacífico. Pero el 14 de octubre se recibió un nuevo telegrama, enviado por el capitán del Anna(Bruno di Magio), a través de Radio Roma, en el que decía que volvieron a perder el Fausto debido a que se fue a pique su barco. Al llegar a Puerto Cabello Bruno contó que el barco parecía un barco fantasma a la deriva. En el cuarto del motor se encontró el cadáver, que no llevaba identificación alguna, pero debido a las cartas que dejó a su mujer antes de morir se supuso que era Julio García Pino. Los hermanos de Julio, (Antonio, Juan y Pedro) llegaron a Puerto Cabello con la esperanza de poder sepultar los restos de su hermano.

Este caso, es uno de los que más incógnitas ha suscitado en la gente, ya que no se supo más del barco, ni de sus tripulantes, ni de nada relacionado con ellos.


14. El misterio del Triángulo de Bennington

Cerca del monte Glastonbury, en Vermont, se encuentra el Triángulo de Bennington, una enigmática zona boscosa donde se pierde el rastro de las personas que un día desaparecieron y de las que nunca más se supo. La mayoria de estas desapariciones se produjeron sin que los cuerpos de seguridad pudieran encontrar una sola pista para averiguar que les había ocurrido. Las víctimas eran personas de diferntes edades y de ambos sexos y todas ellas se esfumaron en un plazo de cinco años que lleva del 1.945 a 1.950. Todas las desapariciones ocurrieron en el último trimestre del año, entre los meses de octubre, noviembre y diciembre, pero aparte de esto poco más se pudo saber para conocer la naturaleza de estos hechos.
La primera desaparación ocurrida en el Triángulo de Bennington se remonta a 1.945, un hombre llamado Henry MacDovell, evadido de un manicomio en el que estaba recluido por ser el autor de la muerte de otro hombre desapareció sin dejar rastro en ese lugar. Aunque no resulta extraño que un prófugo de la justicia “desaparezca” sin dejar rastro, este suceso es ha menudo citado como las primera de las extrañas desapariciones del Triángulo de Bennin

El 12 de Noviembre de ese año un hombre llamado Middie Rivers que trabajaba como guía de montaña desapareció misteriosamente ante los ojos del grupo de turistas a los que acompañaba de regreso al campamento. Él caminaba delante del grupo de personas por una zona que conocía sobradamente cerca de la carretera de Long Trail y simplemente desapareció, nunca más fue visto ni se encontraron restos o pistas que dieran respuesta a este inquietante suceso a pesar de las batidas que la policía y voluntarios realizaron durante días.

Un año màs tarde, concretamente el día 01 de diciembre de 1.946 una estudiante de dieciocho años de edad de nombre Paula Welden se adentró en los bosques de la zona con la intención de hacer senderismo de montaña. Esto es lo último que se supe de ella. Jamás salió de esos bosques y las pesquisas iniciadas por la policía no dieron tampoco esta vez ningún resultado.

También se reportan rumores de que en el año 1.949 tres cazadores desaparecieron en el Triángulo de Bennington durante una jornada de caza, aunque no se ha podido investigar si esto es verdadero o simplemente una habladuría.

Sin embargo si se sabe que el día 1 de diciembre de ese año un hombre llamado James E. Tetford protagonizó lo que parece ser la desaparición más enigmática ocurrida en el Triángulo de Bennington. El señor Tetdford desapareció mientras se encontraba en el interior de un autobús en movimiento. Los demás pasajeros testificaron que lo vieron en el autobús, pero para cuando éste llegó a su última parada en Bennington James Tetford había desaparecido.
El doce de octubre del año siguiente Paul Jepson, un niño de ocho años, desapareció de la vista de su madre mientras ésta se encontraba realizando algunas tareas domésticas.
La última extraña desaparición de la que se tiene constancia en el Triángulo de Bennington es la de una mujer llamada Frieda Langer. El 28 de Octubre de 1.950 Frieda fue de excursión con su primo. En un momento de la caminata, Frieda tropezó y cayó en un lugar que estaba anegado de agúa. Frieda decidió volver al campamento para cambiarse de ropa y su primo se quedó en aquel lugar esperando que regresara. Frieda nunca llegó de vuelta al campamento.
Existen varias teorías sobre la naturaleza de las desapariciones del Triángulo de Bennington pero todas ellas siguen siendo bastante endebles y no logran explicar por sí mismas todas las desapariciones. La primera teoría menciona la posibilidad que durante aquel periodo hubiera un asesino en serie por aquella zona. Si bien esto es totalmente posible, la diferencia de sexo y edad entre las víctimas y la ausencia total de pistas o evidencias en todos los casos, parecen echar por tierra esta tesis. No es muy habitual encontrar un asesino que actua tan indiscriminadamente al escoger a sus víctimas.

Otra teoría sostiene que las desapariciones se debían a desgraciados accidentes de montaña. Las fechas en que ocurrieron todas las desapariciones entre las estaciones de otoño e invierno son las propicias para que el suelo del bosque aparezca cubierto de una gruesa capa de hojarasca que oculte pozos o agujeros donde habrían caído inadvertidamente las víctimas. Sin embargo esto no explica los casos de Frieda Langer y James Tetdford. Además, en las búsquedas que se organizaron tampoco se encontraron pozos o simas que pudieran explicar esta teoría.


15. Misteriosas desapariciones en cruceros

La Asociación Internacional de Víctimas de Cruceros posee en sus listas desde 1995 la nada desdeñable cifra de 165 personas desaparecidas sin dejar el más mínimo rastro. Se trata de sucesos inexplicables donde personas desaparecen de un crucero sin pistas de su paradero, sin sospechosos, sin ningún atisbo de rastro por donde buscar.
Las compañías de los cruceros pagan exorbitantes millonadas a los familiares de los desaparecidos con tal de que las noticias no trasciendan más de lo debido y así perder los mínimos clientes posibles. Ni las compañías mismas saben como explicar dichos sucesos.

Este es uno de los misteriosos casos:

Rebecca Coriam: Trabajaba en Disney Wonder cruceros. Fue vista por un compañero el cual intercambió algunas palabras [no parecía haber síntomas de comportamientos extraños] y fue grabada por última vez paseando por los pasillos del barco. Aquella noche se fue a su camarote y ya nunca más se supo de ella. La policía no encontró sus tarjetas de crédito.
“Todo apuntaría a que Becky se suicidó”, cuenta su tío, John Jennings., “pero no hay nada que indique que estuviera deprimida. Es verdad que parece que se había peleado con alguien, pero podría haber sido por cualquier cosa; acababa de comprar unos billetes para ir a Disneyland Paris con su familia después del crucero; sería una sorpresa. Eso no lo hace alguien que quiera suicidarse. Y la policía no encontró indicios de rapto”.


16. TC-48: En busca del avión perdido

El 3 de noviembre de 1965 desaparece en la selva de Talamanca, en Costa Rica, el avion argentino TC-48 con 68 personas a bordo entre cadetes, oficiales y suboficiales de la Fuerza Aerea Argentina. Nunca se los encontró, y el misterio se convirtió en leyenda en Costa Rica. Sin embargo en Argentina, la posición oficial fue olvidar. A 48 años desde este enigma, se ha vuelto a rastrear la zona sin que se haya encontrado nada, se habla de saqueos, pero aun sigue siendo un misterio.


17. La nube que se “llevo” a 267 soldados.

La Batalla de Gallipoli o Batalla de los Dardanelos, tuvo lugar en la península turca de Gallipoli en 1915 durante la 1º guerra mundial y en este episodio de la guerra ocurrió una de las desapariciones masivas (267 soldados) más famosas y enigmáticas de la historia.

Entre marzo y agosto de 1915 las tropas aliadas tratan de conquistar la península de Gallipoli, Turquía. El 21 de agosto, al sur de la bahía de Suyla, 22 soldados neozelandeses pertenecientes al cuerpo de ingenieros observan desde una posición elevada cómo tropas del Comando Unido de Australia y Nueva Zelanda (CUANZ) intentan tomar la cota 60.
A media mañana ven una densa nube de forma singular descender hasta cubrir el lecho seco de un río cercano a esa cota. Aparece entonces un batallón inglés, que sube por el lecho del río para ir a apoyar a la CUANZ.
Tres de los soldados neocelandés relatarán este incidente 50 años después, durante una reunión conmemorativa de la CUANZ. Documentos de la época corroboran que un batallón del regimiento Norfolk, el quinto, desapareció en Gallípoli durante un ataque, pero demuestran también que los tres testigos, tal vez por el tiempo transcurrido desde entonces, cometieron bastantes imprecisiones en su narración. Para empezar, ellos hablaban de un regimiento entero, no de un batallón; el hecho tuvo lugar el 12 de agosto, no el 21, y sucedió a 5 km del lugar que pensaban.

267 soldados británicos continúan su marcha, entrando en la nube. Pero no saldrán de ella nunca más. Nada más desaparecer el último de los ingleses en su interior, la nube se eleva suavemente para alejarse flotando poco a poco, en dirección contraria a la del viento
Tres de los soldados neocelandés relatarán este incidente 50 años después, durante una reunión conmemorativa de la CUANZ. Documentos de la época corroboran que un batallón del regimiento Norfolk, el quinto, desapareció en Gallípoli durante un ataque, pero demuestran también que los tres testigos, tal vez por el tiempo transcurrido desde entonces, cometieron bastantes imprecisiones en su narración. Para empezar, ellos hablaban de un regimiento entero, no de un batallón; el hecho tuvo lugar el 12 de agosto, no el 21, y sucedió a 5 km del lugar que pensaban.

Por otro lado, cabe decir que aunque el 5º de Norfolk figura como desaparecido, en 1919 se recuperaron 122 de sus cadáveres, y la ausencia de los otros 145 tal vez se explicaría por un fenómeno de putrefacción acelerada. Todo esto lleva a dudar del testimonio de los tres ingenieros neozelandeses, a quienes pudo haber confundido un efecto óptico, o cuyos recuerdos pudieron verse distorsionados por el paso de los años y la sugestión mutua.
No obstante a día de hoy existen supuestas hipótesis que intentan descubrir porque el 5ª batallón del Regimiento Real de Norfolk, compuesto por 267 hombres, se desvaneció al atravesar una extraña nube., incluso esta más que presente el tema de la abducción.


18. El faro fantasma de Great Isaac Cay

Las islas Bimini están en la zona de influencia del Triángulo de las Bermudas.Great Isaac Cay es una pequeña isla en el extremo norte del archipiélago de Bimini, en las Bahamas, un grupo de pequeñas islas apenas a 80 kilómetros al este de Miami, Florida, en clara zona de influencia del famoso Triángulo de las Bermudas.

La construcción más notoria en la islita es un faro de torre redonda de hierro fundido con linterna y galería pintada de blanco, que se levanta a 46 metros de altura y fue construido en la década de 1850. Dicho faro fue instalado allí para proteger a los barcos que recorrían las cercanías, dado que se consideraba una zona peligrosa y ya contaba con varios naufragios.

Durante más de un siglo existe la leyenda de que los fareros desaparecían sin dejar rastro, Estas leyendas no espantaron a los fareros, que por décadas cumplieron su tarea a rajatabla. Pero en cierto momento, se verificó un hecho que dejó atrás todos los cuentos de fantasmas: como siempre, la realidad superó a la ficción.
Luego de recibir varios informes sobre luces erráticas en la zona de la isla, los guardacostas intentaron comunicarse sin éxito con la dotación del faro (compuesta por dos hombres).

En vista de ello, enviaron un buque a investigar, que llegó a la isla el 4 de agosto de 1969.

Lo que encontraron al llegar dejó mudos a los guardacostas: la dotación del faro había desaparecido sin dejar rastro. Tanto ropas como pertenencias y alimentos se hallaban en su sitio, pero no había señal alguna de los dos hombres ni pista de lo que pudo haberles sucedido.
Aunque puede que no sea tal misterio, si bien es cierto que el 4 de agosto 1969 los guardacostas encontraron la isla desierta. Cuando uno mira la lista de huracanes de 1969, el huracán Anna, el primer huracán de 1969, pasó lo suficientemente cerca de la isla Great Isaac Cay para causar una meteorología muy peligrosa para esta isla tan pequeña. Las fechas en que el huracán pasó la región de las Bahamas fueron el 1 y 2 de agosto. Por el 4 de agosto, el huracán se desvió hacia el Océano Atlántico y el clima habría servido para explicar por qué el faro estuvo intermitente esos dos días, durante el huracán. Sea como sea, nunca más hubo operadores en ese faro. Se realizaron los trabajos necesarios para automatizar el funcionamiento del mismo y así continuó en servicio hasta el año 2000.


19. La desaparición del diplomático británico

El Diplomático británico Benjamin Bathurst desapareció instantáneamente en 1809. Bathurst regresaba a Hamburgo con un compañero después de una misión para la corte austríaca. En el camino de vuelta se detuvieron a comer en una posada en la ciudad de Perelberg, al terminar de comer regresaron a su coche de caballos donde el compañero de Bathurst observó cómo el diplomático se acercó a la parte delantera del coche para examinar a los caballos y simplemente desapareció sin dejar rastro.


20. La extraña desaparición de la Fobos 2

La Fobos 2, sonda enviada por la Unión Soviética a Marte para estudiar el planeta y su satélite Fobos, desapareció en septiembre de 1989. Algunas personas, tras la pérdida de la sonda, manifestaron que ésta había transmitido datos que podrían indicar la presencia de una civilización extraterrestre. Sin embargo, la mayor parte de la comunidad científica considera estas especulaciones carentes de fundamento y no ve en los datos de la misión anomalías que sugieran presencia alienígena.
Los defensores de la existencia de anomalías en los datos de la Fobos 2 defienden que Marte es un planeta en el que se han encontrado otras pruebas de presencia alienígena. Según ellos la cara de Marte sería una de esas pruebas, así como las ruinas de una ciudad en la región de Cydonia Mensae.

El hecho de que se haya perdido una gran proporción de sondas hacia Marte es interpretado también como algo anómalo y, para algunos, señal de que algo (terrestre o extraterrestre) está boicoteando el estudio del planeta.
Fobos, satélite natural de Marte y uno de los objetivos principales de la sonda Fobos 2, presenta diversas anomalías que la ciencia no explica de forma convincente:

su órbita es extraña, por debajo del límite de Roche y gira sobre Marte más rápido de lo que el planeta gira sobre sí mismo. Además, su órbita está perturbada por motivos no aclarados.
presenta características superficiales extrañas como cadenas de cráteres y estrías, que carecen de explicación satisfactoria.
El origen del satélite no está bien esclarecido.
Esto llevó a algunos, como el astrofísico soviético I. S. Sklovsky, a especular sobre un origen artificial de Fobos. En una alocución radiofónica en 1959 comentó que “en función de recientes observaciones, hemos de concluir que muy probablemente Fobos y Deimos son satélites artificiales puestos en órbita por una raza desconocida que habitó Marte hace dos o tres mil millones de años”.
Según las personas que defienden que la desaparición de la Fobos 2 fue anómala, ésta lo hizo de forma súbita y justo cuando se disponía a sobrevolar el satélite homónimo.

Los defensores de la hipótesis de la existencia de anomalías sugieren que todos estos hechos podrían estar relacionados con la pérdida de la sonda. Muchas de estas personas alegan que los datos han sido deliberadamente ocultados por la NASA y otras agencias espaciales para negar la existencia de extraterrestres. A este respecto, se acusa a la Unión Soviética de haber ocultado estos hechos hasta que, gracias a la presión internacional (hay que recordar que en la Fobos 2 colaboraban 14 países) se empezaron a difundir los datos.
La Fobos 2 detectó una extraña sombra en la superficie de Marte. Los dos satélites de Marte producen sombras en su superficie, pero ésta es demasiado estirada para tener este origen, especialmente desde el punto de vista de la Fobos 2, que tomó sus últimas imágenes muy cerca de Fobos, por lo que la sombra de éste debería parecer circular. El Dr. Becklake lo describió como “algo que está entre la sonda y Marte, porque podemos ver la superficie marciana detrás” y apuntó que el objeto fue visto tanto por la cámara óptica como por la infrarroja.
La sonda fotografió junto a Fobos un extraño objeto de forma aproximadamente cilíndrica de grandes dimensiones (20 km de largo y 1’5 km de diámetro). Ningún objeto natural puede tener esta forma. Sin embargo, la figura recuerda a muchos OVNIs de forma cilíndrica que, según los partidarios de su procedencia extraterrestre, son naves nodriza.
La fotografía fue divulgada en 1991 por la coronel Marina Popovich, ex cosmonauta soviética (piloto de reserva de la Vostok 6, que fue finalmente tripulada por Valentina Tereshkova), piloto de pruebas (batió 13 records) y, tras su retiro del ejército, reconocida experta en OVNIs. Según ella, la fotografía le fue entregada clandestinamente por Alexei Leonov (cosmonauta de la Vosjod 2 y Apollo-Soyuz) y representa “el primer informe filtrado de una nave nodriza alienígena en el Sistema Solar”. Añade que esta fue aparentemente la causa de la desaparición de la Fobos 2 y sugiere que fue posiblemente un flash de radiación proveniente de ese objeto lo le causó las averías que la hicieron perderse en el espacio.

Los partidarios de la existencia de anomalías en la misión Fobos 2 alegan que este objeto podría ser el causante de la sombra mencionada anteriormente.

Una de las imágenes de la Fobos 2, transmitida a la Tierra sólo dos horas antes de que se perdiera comunicación con la sonda, muestra extraños patrones en la superficie de Marte. Estos patrones, de forma aproximadamente rectangular, recuerdan a algunos el trazado de una ciudad.

FUENTE: http://listas.20minutos.es/

lunes, 28 de marzo de 2016

Misteriosas e inexplicables desapariciones. (Parte 1).


A través de los años se han registrado infinidad de desapariciones alrededor del mundo, dejando en cada una de ellas un halo de misterio, en esta publicación tenemos éstas misteriosas e inexplicables desapariciones.


1. La extraña desaparición del niño pintor de Málaga

David de 13 de años de edad, era un pequeño pintor extraordinario y talentoso. El lunes, 06 de abril 1987 era un día especial para David Guerrero. Tenía una entrevista en la galería de arte “La Maison”. Ese día se presentaba una exposición de arte titulada “Recordando la Semana Santa”, donde una de las pinturas de David iba a ser exhibida. Esta era la primera vez que uno de sus cuadros se iba a exponer. Alrededor de las 18:00h, David salió de su casa en la calle Sargento en Málaga, España y se dirigió a la parada de autobús más cercana que era a unos 150 metros de su casa. A las 20:30h su padre fue a “La Maison” para recoger a su hijo, donde le informaron que su hijo no había estado allí. Su padre se dirigió a la Academia de Arte, donde le dijeron lo mismo, que su hijo no había estado allí y que no lo habían visto. Los padres de David lo buscaron por todas partes, pero alrededor de medianoche, el padre de David le dijo a la policía que su hijo había desaparecido. La policía descartó la teoría de que David se hubiera escapado debido a que era un niño comprometido con la pintura con un círculo de amigos muy reducido. Otra teoría era que, debido a las capacidades naturales de David para la pintura, podría haber sido secuestrado por algún miembro de la elite relacionada con la cultura del arte. El secuestro extorsivo también se descartó debido al hecho de que nadie llamó para pedir ningún rescate por el niño. La desaparición de David es todavía un misterio. Una desaparición que se clasifica como caso “extremo” debido al hecho de que no hay absolutamente ninguna pista sobre lo que le podría haber sucedido a David. No hay testigos. Era como si David se hubiera desvaneció en el aire. Hoy en día se le conoce como “El niño pintor de Málaga“.


2. Pasajeros que no llegaron a su destino

En 1968, en el aeropuerto de Kankakee, en Illinois, la lista de pasajeros del DC-3 de la compañía de aviación Pardue, con destino a Dallas, Texas, se encontraba ya completa. Sólo dos personas, Jarrold L. Potter y su mujer, Carrie, faltaban por embarcar. Se hacía tarde, y al poco, los vieron llegar sin equipaje, corriendo por la pista.

Al subir al avión, las azafatas se sorprendieron de encontrar a dos personas de aspecto tan desmejorado. Estaban ojerosos y pálidos y tenían un color mortecino en la piel. Creyendo que era debido a su excitación por temor a perder el vuelo, las azafatas les tranquilizaron, diciéndoles que no pasaba nada e indicándoles sus asientos.

El avión despegó y los dos pasajeros se pusieron a hablar entre ellos de las ventajas de viajar en avión y del panorama que se divisaba desde el cielo. En un momento dado, cuando el avión estaba sobrevolando Rolla, en Missouri, Jarrold se levantó del asiento para ir al lavabo y su mujer le acompañó temiendo se fuera a marear y después le diera el viaje con sus lamentaciones. Pasó el tiempo, y ni uno no otro volvió a aparecer jamás.

El DC-3 aterrizó en Dallas y dos personas de la lista de pasajeros, no se encontraban ya entre ellos. Se pensó, por encontrarle sentido a la desaparición, que quizás hubiesen equivocado la puerta y hubiesen abierto accidentalmente una de las salidas del avión, sin embargo esta teoría pronto se descartó, pues eso hubiese provocado, por unos minutos, una pérdida de presión y altura en el aparato, que nadie notó en ningún momento. Nadie consiguió nunca explicarse lo sucedido, y así quedó registrado para el asombro de pasajeros y tripulantes.

Pero la historia no estaba destinada a quedarse ahí. Seis años después, en 1974, un avión de la Lufthansa, con destino a Frankfurt, salió del aeropuerto de Milán. Eleonor Thomas, compartía asiento con un hombre y una mujer de carácter simpático y extrovertido. A pesar de que parecían cansados y sus ropas, viejas y desgastadas, llamaban la atención, Eleonor habló con ellos animadamente hasta que ambos se levantaron del asiento y se dirigieron al lavabo. Nunca más volvieron a aparecer.

Lo sorprendente del caso es que toda los viajeros del avión, recordaban esa característica en sus caras y ropas, y todos coincidían en que parecían amables y dicharacheros. Cuando los inspectores de vuelo revisaron la lista para identificar a los dos “volatilizados”, se encontraron con que sus nombres eran Jarrold L. Potter, y Carrie Potter, los mismos que habían desaparecido en pleno vuelo, seis años antes.

El suceso volvió a ocurrir en 1988, en un vuelo chárter con destino a Nueva York. El matrimonio Potter ocupó los asientos que tenían reservados, y después de hablar con la tripulación e ir al lavabo, ninguno de los dos volvió a ser vistos jamás.

Jarrold Potter, era un ejecutivo de una compañía de seguros de la Cámara de Comercio de Ilinois y su mujer, era su secretaria personal. La historia parece que forma parte de un caso real y existen datos que lo confirman. Fuera lo que fuere lo que les pasó a los Potter en el primer viaje, y sean quienes sean los aparecieron posteriormente, el relato bien merece entrar en los hechos imposibles y forteanos. interesante verdad, saludos amigos.


3. El misterio del niño de Somosierra

Este es uno de los misterios más impactantes de los últimos años, salido de una historia verídica pero que hasta el día de hoy encierra un enigma imposible de descifrar pese a que se han hecho todos los esfuerzos posibles para resolverlo.
El 26 de Junio de 1986 ocurrió el recordado “Accidente de Somosierra” que dejó como saldo dos personas muertas y una desaparecida, cuando una enorme cisterna que cargaba ácido sulfúrico (20.000 litros) comenzó el descenso a una velocidad sorprendente pero con un final poco feliz aunque previsible, un accidente con otros tres coches.

Los padres del conductor del camión, Andrés Martínez, denunciaron que faltaba el hijo de éste (su nieto) Juan Pedro, algo que desacomodó toda la investigación y comenzó la búsqueda entre los restos del accidente para intentar localizarlo aunque nada tuvo éxito.

Se llegó a creer que el ácido provocó la desaparición del cuerpo, pero quedó descartada por los expertos en químicos que comunicaron la imposibilidad de esa acción ya que al menos restos hubiesen quedado.

A través del tacógrafo del camión, pudieron conocer cada una de las paradas que realizó el vehículo, permitiendo rastrear todos los sitios aunque sin éxito de encontrarle. Si pudieron comprobar que el niño, efectivamente viajaba con ellos pues un camionero vio al niño describiéndole de la misma forma que sus abuelos, pero ningún rastro más pudo conocerse.
Para agregar otro misterio al asunto, el tacógrafo mostró que el camión realizó 12 paradas en una hora y media, antes del accidente, algo que según expertos en carreteras es insólito e innecesario ya que a lo sumo se hacen dos y ya de por si no es frecuente.

¿Qué sucedió para que se detuviera 12 veces? ¿Que sucedió con el niño? Nada se sabe hasta el día de hoy y es uno de los mayores misterios que se mantienen.

Dos años después del accidente, se aseguró que cerca a Badajoz fue visto el niño mencionado y luego en varios puntos más (siempre cerca a la Somosierra) pero jamás ha aparecido.

Los investigadores de lo paranormal siguen investigando el asunto pues las autoridades nada más pueden saber del asunto. Se ha creído que el niño ha pasado a una dimensión paralela donde está atrapado y por eso se le puede ver en algunas ocasiones, pero a ciencia cierta, el niño de Somosierra jamás apareció y pasará a ser una leyenda de esta zona.


4. Desapariciones inquietantes

La familia Méchinaud pasó la Nochebuena de 1972 en casa de unos amigos que vivían en la localidad francesa de Cognac. Después de cenar el matrimonio y sus hijos tomaron el camino de regreso a su casa que se encontraba en el pueblo de Boutiers, en el departamento de Charente. Jamás Llegaron a ella. Cuando se encontraban a poco más de cuatro kilómetros, siendo la una de la madrugada del día 25 de Diciembre, se volatirizaron en el aire. Jamás fueron encontrados.

Años antes habían corrido la misma suerte los cinco miembros de familia Martin que vivían en Portland, Oregón. El 7 de Diciembre de 1958, Kenneth Martin, de cincuenta y cuatro años, su esposa y sus tres hijos, dijeron a sus vecinos que iban al bosque en busca de un árbol para adornarlo durante la navidad. No volvierón a ser vistos.

El 29 de aquél mismo mes, un contratista de obras llamado Earl Zrust, con domicilio en Silver Lake, desapareció también, inexplicablemente, en compañia de su esposa y de sus cuatro hijos. No tenía motivos para abandonar su casa, que acababa de pagar. No aparecieron los cuerpos en las cercanías. ¿Que explicación dar a tan extrañas desapariciones? ¿A dónde van las personas que se desvanecen en el aire?

Una de las desapariciones más enigmáticas se produjo la noche del 24 de Diciembre de 1909. En la granja de Owen Thomas, a corta distancia del pueblo de Brecon, en el país de Gales, se había reunido la familia y unos amigos para celebrar la Nochebuena. Poco antes de la medianoche, la señora Thomas encargó a su hijo Oliver, de once años, que acudiese al pozo en busca de agua.

Dos minutos más tarde, sonaron unos gritos de auxilio. Corrieron varios hombres armados al lugar donde suponían que un lobo estaba atacando al niño. Les esperaba una sorpresa. Hallaron el cubo tirado todavía lejos del pozo y ninguna huella que indicara que un lobo había atacado a Oliver. Las únicas pisadas en la nieve eran las del niño y se interrumpían a medio camino del pozo, como si hubiera echado a volar.

Ante el pánico de los hombres que miraban en todas direcciones en busca del niño, se oyeron repentinamente unos gritos de auxilio que provenían del cielo, que duraron un largo rato y que se fueron debilitando poco a poco, hasta extinguirse.

A la mañana siguiente llegaron al lugar las autoridades, pero por más que investigaron en el terreno nada encontraron que pudiese aclarar el enigma. Nadie supo ni pudo explicar por qué desaparecían las huellas de Oliver. En consecuencia el caso fue archivado con otros que jamás se solucionaron.


5. Desaparición del poblado de Anjikuni

El misterio comenzó en 1930 cuando el cazador Arnand Laurent y sus dos hijos vieron un extraño destello que cruzaba el cielo septentrional del Canadá. Laurent declaró que la luz cambiaba de forma por momentos, de modo que en un instante era cilíndrica y al siguiente parecía una bala enorme.

Pocos días después un par de miembros de la policía montada que iban camino del lago Anjikuni se detuvieron en la cabaña de Laurent en busca de abrigo. Uno de ellos explicó que en el lago había “algo así como un problema”. Laurent les menciono el extraño avistamiento. El policía preguntó al confundido Laurent si la luz que había visto se dirigía hacia el lago y éste le respondió afirmativamente,El policía movió la cabeza sin más comentarios, durante los años siguientes los Laurent no volvieron a ser interrogados. Ese fue un descuido comprensible pues la Real Policía Montada de Canadá ya estaba ocupada en esa época con el caso más extraño de su historia.

El cazador, llamado Joe Labelle, marchaba con sus raquetas de nieve hacia el pueblo junto al lago Anjikuni, se sintió agobiado por una extraña sensación de pavor. Normalmente, aquel era un ruidoso núcleo rural de mil doscientas personas y ese día, Joe hubiera esperado oír a los perros de los trineos que ladraban para darle su habitual bienvenida. Pero las chozas rodeadas por la nieve estaban recluidas en el silencio, y no salía huno de ninguna chimenea. Al pasar por la orilla del lago Anjikuni, el cazador vio que los botes y los kayaks todavía se hallaban amarrados a la orilla.

Sin embargo, cuando fue de puerta en puerta, solamente encontró una soledad misteriosa. Aún estaban apoyados en las puertas los apreciados rifles de los hombres. Ningún viajero esquimal dejaría jamás su rifle en casa.
Dentro de las cabañas, las ollas de caribú guisado estaban mohosas sobre los fuegos apagados hacía mucho tiempo. Sobre un camastro había un anorak remendado a medias y dos agujas de hueso junto a la prenda.

Pero Labelle no encontró cuerpos, ni vivos ni muertos, ni tampoco señales de violencia.En algún, momento de un día normal -cerca del almuerzo según parecía- se produjo una repentina interrupción en el trabajo diario, pero lo que la vida y el tiempo parecían haberse detenido en seco.
Joe Labelle fue a la oficina de telégrafos y transmitió su informe al cuartel general de la Real Policía Montada de Canadá. Todos los oficiales disponibles fueron enviados a la zona de Anjikuni.

Al cabo de unas pocas horas de búsqueda, los policías montados dieron con los perros de los trineos perdidos. Estaban atados a los árboles cerca del pueblo y sus cuerpos se hallaban bajo una sólida capa de nieve.Habían muerto de hambre y de frío.(en otra version se menciona que habian sido asesinados)

En lo que fuera el cementerio de Anjikuni, se produjo otro descubrimiento escalofriante. Las tumbas se encontraban abiertas, de las cuales, bajo una temperatura glacial, alguien se había llevado los cadáveres.

No se veían huellas fuera del pueblo, ni tampoco posibles medios de transporte por los cuales la gente pudiera haber huido. Sin poder creer que mil doscientas personas pudieran desvanecerse de la faz de la tierra, la Real Policía Montada de Canadá amplió su búsqueda. Con el tiempo, la investigación cubría todo Canadá y continuaría durante años. Pero después de tantos años, el caso sigue sin solución.

Actualmente la RCMP (Royal Canadian Mounted Police, Real Policía Montada del Canadá) niega la historia sobre la desaparición, niega que una aldea con una población tan grande hubiese podido existir en un área tan alejada de los territorios del noroeste.

Sin embargo, en una carta enviada por el RCMP en aquel momento al periódico “The Toronto Daily Star” , confirma la historia del cazador.


6. Desaparecido sin rastro

De entre los múltiples reportes de desapariciones misteriosas, que presentan a la vista de muchas personas, destaca el que le aconteció a David Lang, en septiembre de 1880, en una zona muy próxima a su granja, en Gallatin, estado de Tennessee.

En aquella ocasión, David se dirigía a su domicilio, en el momento en que apareció en su camino el carruaje del juez Augustus Peck, un cercano conocido de la familia. Los hijos de David, desde la granja, vieron como su padre levantaba una mano para saludar al afable juez. Incluso escucharon su voz alegre al hacerlo. Y en ese momento David desapareció por completo. La esposa de Lang y sus hijos corrieron estupefactos hacia el sitio en donde lo vieran en el último instante, el azorado juez bajo presuroso del carruaje para acompañarles, pero no encontraron a nadie. El terreno empastado no tenía agujero alguno en donde pudiera haber caído el granjero, y en mucha distancia a la redonda no había un solo matorral en donde pudiese haberse ocultado. Llegaron más vecinos, excavaron la zona, fue infructuoso. Luego, en la primavera siguiente, Sarah, una de las hijas de David Lang, notó que en el lugar donde se había esfumado el granjero el pasto se notaba amarillento, configurando un círculo notable de tres metros de diámetro. La niña divulgo el hallazgo a su madre y a los demás vecinos. En el momento de la puesta de sol la niña volvió al lugar acompañada de su hermano; ambos comenzaron en llanto a llamar a su padre desaparecido; ambos recuerdan haber oído su voz como si proviniera de una enorme lejanía. Y nada más.

Este caso es uno de los más conocidos y estudiados por los apasionados del genero. Hay quien cree que es todo fruto de la imaginación de un novelista y que fue un relato presentado para participar en un concurso del periodico local, pero lo cierto es que dicho escrito no se ha encontrado nunca.


7. El Triángulo de las Bermudas

El Triángulo de las Bermudas es conocido por grandes y pequeños. Forma parte de la cultura de la sociedad occidental desde hace muchos años, porque en aquella región han sucedido extrañas desapariciones que nunca han podido ser explicadas científicamente. Barcos enteros se han volatilizado sin dejar rastro, tanto de pasajeros como de combate. Lo mismo con los aviones, cuyas comunicaciones se cortan de modo abrupto y nunca más se vuelve saber nada de ellos.

Igualmente han caído aeronaves comerciales como cazas de guerra, sin distinción. Esta casuística sin explicar ha elevado esta zona a la categoría de leyenda, cosa que han aprovechado muchos para hablar de extraterrestres, anomalías temporales o fuerzas espectrales que afirman son las que han provocado todas estas desapariciones.

Sin embargo, dos científicos australianos aseguran haber resuelto definitivamente el misterio del Triángulo de las Bermudas, que por cierto, no era único en el mundo. Ivan Sanderson ya había identificado varias zonas de similares características donde ocurrían fenómenos extraños aparejados a grandes desapariciones. Estas zonas se ubicaban en un área (más como círculos que como triángulos) del Mar de Japón y otra en el Mar del Norte.
Estos expertos en el fondo marino, Joseph Monaghan y David May, achacan las desapariciones a la existencia de grandes bolsas de hidratos de metano. Constatan la presencia de antiguos sitios donde se han producido erupciones que generan enormes burbujas de metano que crecen de forma geométrica a medida que ganan altura.

Cuando la macro-burbuja llega hasta la superficie hace que cualquier barco que pase por encima pierda completamente sus propiedades de flotabilidad, haciendo que la nave se hunda de pronto y sin dar la posibilidad a sus pasajeros de escapar del desastre. Se trata de una simple cuestión de diferencia de densidades.


8. Las desapariciones de Stonehenge

Los misteriosos menhires de Stonehenge en Inglaterra fue el lugar de una desaparición increíble en agosto de 1971. Stonehenge en ese momento todavía no estaba prohibido al público y en esa noche en particular, un grupo de “hippies” decidió acampar en el centro del círculo y pasar la noche. Sobre las 02:00 am apareció una gran tormenta desde la nada. Dos testigos, un agricultor y un policía, dijeron que las piedras del antiguo monumento fueron iluminadas con una misteriosa luz azul que fue tan intensa que tuvieron que desviar la vista. Oyeron gritos de los campistas y los dos testigos acudieron al lugar esperando encontrar heridos o incluso muertos. Para su sorpresa, no encontraron a nadie. Todo lo que quedaba dentro del círculo eran los restos de una hoguera. Los hippies habían desaparecido sin dejar ni rastro.


9. La enigmática desaparición del Witchcraft

En la noche del 22 de Diciembre de 1.967 una pequeña embarcación zarpaba del puerto de Miami con dos tripulantes a bordo. Su intención era alejarse de la costa para poder observar la maravillosa vista nocturna de Miami. Del barco y de sus tripulantes nunca más se supo.

El dueño de la embarcación era Dan Burack, de 42 años de edad, que había invitado a su amigo, el padre Patrick Horgan, de 55 años, a salir a navegar y contemplar la ciudad de noche. El padre Horgan era el sacerdote de la Iglesia Católica de Saint Georges, en Fort Lauderdale. Sobre las ocho de la noche enfilaron mar adentro para alejarse de la costa y contemplar la ciudad iluminada.

Poco tiempo después el Servicio de Guardacostas recibió una llamada de Burack. En su comunicado decía que algo había chocado contra el casco del barco y había dejado completamente inutilazadas las hélices. Quince minutos más tarde una embarcación de rescate llegaba al punto de la transmisión a una distancia de tan solo dos kilómetros para encontrarse un mar vacío…no había rastro del Witchcraft.

La búsqueda comenzó inmediatamente y se extendió 150 millas mar adentro. La Guardia Costera contactó con todos los barcos que navegaban por la zona para que estuvieran pendientes de un posible avistamiento de Witchcraft, pero ninguno vió nada. Las patrullas de rastreo inspeccionaron desde los Cayos de Florida hasta Jacksonville sin encontrar resto alguno de la embarcación. Finalmente y debido a la falta de resultados el día 28 de diciembre la búsqueda fue suspendida.

El Wichcraft era una embarcación diseñada para no hundirse. Si bien ningun buque es insumergible, el material con el que estaba construido hace inverosímil que no se encontrase ningún resto flotando en el mar. También desconcierta el hecho de que Burack no enviase otra transmisión por radio si su barco estaba en peligro de hundimiento, y en su único comunicado en ningún momento mencionó que la embarcación hiciera agua.

¿Qué fue lo que chocó contra el Wichcraft?, ¿Qué les ocurrió a los dos tripulantes?, Si el barco se hundió y en los escasos veinte minutos en que llegaron los servicios de rescate ¿Por qué no nunca se encontró algún resto flotando en el mar?. Estas son preguntas que todavía no tienen contestación.


10. La desaparición de Owen Parfitt

Owen Parfitt tenía un derrame cerebral masivo, era incapaz de moverse. En junio de 1763 en Shepton Mallet, Inglaterra, Parfitt estaba sentado a fuera de su casa junto a su hermana, como de costumbre en las noches cálidas. El hombre de 60 años de edad, estaba en silencio con su camisa de dormir sobre su abrigo doblado. Al otro lado del camino había una granja donde los trabajadores estaban terminando su jornada laboral recogiendo heno. Aproximadamente a las 19:00h, la hermana de Parfitt, Susannah, salió a la calle con un vecino para ayudar a Parfitt a entrar en la casa, ya que una tormenta se acercaba. Al salir al porche de la casa Parfitt ya no estaba, sólo se encontraba el abrigo doblado sobre su silla. Las investigación de esta misteriosa desaparición se llevaron a cabo en 1933, pero no se encontró rastros ni pistas sobre Parfitt.

Continuará...

FUENTE: http://listas.20minutos.es/

viernes, 25 de marzo de 2016

Estudio: Las personas en duelo ven u oyen a sus seres queridos fallecidos


Numerosas personas que han perdido a seres queridos siguen sintiendo su presencia de alguna forma.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Milán revela que seis de cada diez personas en duelo por la muerte de un ser querido les "han visto" u "oído". Sin embargo, una gran parte de ellos nunca lo cuentan por miedo a ser considerados enfermos mentales, informa el periódico británico 'The Daily Mail'.

Según el estudio, publicado en la revista 'Journal of Affective Disorders', entre el 30% y 60% de las personas viudas han experimentado situaciones como la visión de cónyuge muerto sentado en su sillón u oír que son llamadas por su nombre, según los psicólogos.

Los investigadores afirman que hay una prevalencia muy elevada de experiencias alucinatorias después del duelo, incluso para aquellos que no sufren trastornos mentales. Las alucinaciones que experimentan personas que sufren trastornos por estrés postraumático pueden ser parecidas a recuerdos. Los expertos de la universidad italiana admiten que es necesario seguir investigando para determinar el origen fisiológico de las experiencias alucinatorias.

FUENTE: https://actualidad.rt.com

jueves, 24 de marzo de 2016

Los 6 misterios de la última cena de Leonardo da Vinci.


La siguiente publicación ha sido solicitada por varios de nuestros lectores por lo cuál aprovechamos estos días para publicarla.

A través de los años se han ido desclasificando casos muy famosos, lo que podría haber sido escrito por alguien o algunas personas no conformes con lo que realmente sucedió en su momento y sean tal vez sus propias conclusiones las que a veces nos encontramos en algunos documentos, pinturas, escritos, etc..ya que han aparecido años después de haber ocurrido el  o los eventos, hasta en la actualidad hay desinformación sobre ciertos casos que realmente sucedieron,  por lo tanto Corporación Phantom México se reserva de afirmar que la siguiente publicación sea real o no, y dejamos a usted amable lector su mejor opinión.

La "Última cena" es el título de una de las obras pictóricas más representativa del maestro Leonardo da Vinci. Fue pintada en 1497 y se encuentra en la pared sobre la que se pintó originariamente, en el refectorio del convento dominico de Santa Maria delle Grazie en Milán (Italia). Tras este cuadro existen ciertos mensajes ocultos sobre la religión, que no podían ser mostrados en su época para que da Vinci no fuera acusado de hereje. Pero ahora, estos misterios religiosos pueden ser desvelados. Veamos:

1º- Tadeo, es representado a la derecha, el penúltimo. Su facciones son similares a las de el propio Leonardo.



No es por casualidad que se encuentre de espaldas a Jesus, de hecho esta posición fue pintada con el motivo claro, la desconfianza que tenía Leonardo da Vinci a la creencia del cristianismo. Se notaba escéptico  y en esa época hubiera sido tildado de hereje, por lo que se cuidó muy mucho de no parecerlo. Pero aun hay más.

2º- Simón Zelote. El apóstol situado a la derecha del todo. Su cara es una copia del busto de Platón, y este, era un personaje mal visto por la iglesia. De hecho, como pudimos leer o ver la película del Nombre de la Rosa de Umberto Eco ambientada en el S XIV.  Vemos que toda la trama la genera un libro de Aristóteles (discípulo de Platón) que haría temblar los cimientos de la iglesia católica.


3º- El gemelo de Jesús, Tomas.  Son muchos los que creen que el apóstol Tomas era realmente el hermano gemelo de Jesús, incluso Leonardo también lo creía. Y lo dejó plasmado en el cuadro.
Tomas significa "gemelo" en arameo, y Dídimo tiene el mismo significado en griego. Por supuesto, si realmente Tomas fuera el gemelo de Jesús  se podía dudar de la resurrección de Jesús. Un día clave en el calendario cristiano.

Comprobar la similitud.


¿Quién es realmente Jesús?

4º- Misterio de María Magdalena. Seguramente, muchos habremos visto "El código da Vinci", un libro que expone la presencia de María Magdalena como figura principal en la vida de Jesús. Algo negado por una sociedad aun machista y más hace 2.000 años. Pero no es negada únicamente por machismo. La iglesa entiende la diferencia entre el amor de un padre y el amor de una madre. Mientras que el amor de una madre es incondicional, el de un padre responde a resultados. Para la iglesia católica, el amor paterno era el motivo perfecto para controlar a los creyentes. Era más fácil dominarlos si se portaban "bien" que si sabían que eran amados siempre. Se trata pues de una estrategia de control hecha por la Iglesia. Leonardo lo sabía, y aunque no pudo representarla en el centro de la cena (porque sería impropio para esa época), pudo representarla lo más próximo a Jesús.


5º- Ahora veamos el siguiente mensaje que intenta transmitir Leonardo da Vinci.
Llama la atención que el único cuchillo que hay en la mesa se encuentra en las manos de Pedro. Sostiene el cuchillo de una manera extraña, casi antinatural. Resaltar la presencia del cuchillo en la mano de Pedro se debe a que el pintor trata de trasmitir un sentimiento muy humano que pudo tener Pedro: envidia hacia Jesús. Pedro se da cuenta de que de las figuras de Jesus y María se levantaría una nueva religión, y como co-fundador, se sentía ultrajado. De hecho, su hermano Andrés, se ve sorprendido por la actitud de Pedro y levanta las manos en señal de que él no tiene nada que ver.


6º- Después de ver los casos anteriores, parece que la falta de fé de Leonardo empieza a ser evidente, no pinta apóstoles divinos llenos de comprensión, sino personas con sentimientos mundanos... como cualquier persona. Otro ejemplo de esto, sería las aureolas. En aquella época, los personajes de los cuadros con figuras santas eran representados con una aureola para diferenciarlos de los no-santos. En cambio  Leonardo da Vinci no lo hizo... por supuesto, no fue un descuido.


Existen algunas peculiaridades más sobre el cuadro, indicios, misterios sin resolver de importancia menor, como: ¿por qué Judas es el único vestido con 3 colores? o ¿Por qué no aparece ningún cáliz? Posiblemente, con el tiempo este cuadro nos aportará más pistas sobre todo aquello que Leonardo nos quería decir sobre "LA ÚLTIMA CENA".


FUENTE: http://misteriossinresover.blogspot.mx/

miércoles, 23 de marzo de 2016

Antiguo reactor nuclear de hace 2 mil millones años encontrado en África


En mayo de 1972 un trabajador en una planta de procesamiento de combustible nuclear en Francia notó algo sospechoso. Él había llevado a cabo un análisis de rutina de uranio procedente de una fuente de mineral aparentemente normal. Como es el caso con todo el uranio natural, el material en estudio contenía tres isotopos— es decir, tres formas con diferentes masas atómicas: uranio 238, la variedad más abundante; uranio 234, el más raro; y el uranio 235, el isótopo que es codiciado porque puede mantener una reacción nuclear en cadena.

En otras partes de la corteza terrestre, en la Luna e incluso en los meteoritos, los átomos de uranio 235 conforman solo el 0,720 por ciento del total. Pero en estas muestras, que venían del depósito de Oklo en Gabón (una ex colonia francesa en el África Occidental ecuatorial), el uranio 235 constituía sólo el 0,717 por ciento. Esa pequeña diferencia fue suficiente para alertar a los científicos franceses que algo extraño había sucedido. Análisis posteriores mostraron que el mineral de al menos una parte de la mina estaba muy por debajo de la cantidad normal de uranio 235: unos 200 kilogramos parecían haber sido extraídos - suficiente como para hacer media docena de bombas nucleares.


Científicos de todo el mundo se reunieron en Gabón para explorar este fenómeno. Ellos encontraron que el sitio donde se encontró el uranio es un reactor nuclear subterráneo muy técnico más allá de las capacidades de nuestro conocimiento científico actual. Este reactor nuclear surgió hace 1,8 mil millones años y estuvo en funcionamiento durante unos 500.000 años. 

Los científicos investigaron la mina de uranio y los resultados se hicieron público en una conferencia de la Agencia Internacional de Energía Atómica. Los científicos encontraron restos de productos de la fisión y desechos de combustible en varios lugares dentro del área de la mina.

En comparación con este enorme reactor nuclear, nuestros reactores nucleares actuales son mucho menos impresionante, meros aparatos primitivos. Los estudios indican que el reactor nuclear de la mina de uranio era de varios kilómetros de longitud. Sin embargo, para un gran reactor nuclear de esta índole, el impacto térmico con su entorno se limitaba a solo 40 metros (unos 131 pies) en todos los lados. Aún más asombroso, los residuos radioactivos aún no han migrado fuera del sitio de la mina. Se mantienen en su lugar por la geología de la zona.


Restos de productos del antiguo reactor nuclear. Se estima que estos reactores nucleares han producido en el orden de los 1000 megavatios, comparable a una planta grande y moderna.

Es necesario comprender que, lo que era tan increíble para todos, era que una reacción nuclear se había producido tal que el plutonio (un subproducto) fue creado y que la propia reacción nuclear se había "moderado", lo que ha sido por un largo tiempo el "santo grial" de la ciencia atómica.


Fisión nuclear de un átomo de uranio-235.

La habilidad para moderar la reacción significa que una vez se ha inició una reacción, uno era capaz de aprovechar la potencia de salida de una manera controlada, incluyendo el tener la habilidad para evitar la explosión y la liberación de toda la energía de una solo vez.

Frente a estos resultados, la comunidad científica considera que la mina es un reactor nuclear "natural". Ellos llegaron a la conclusión de que el mineral se habría enriquecido hace bastante, 1,8 mil millones años, para producir espontáneamente una reacción en cadena. Concluyeron además que el agua había moderado la reacción al igual que los reactores nucleares modernos utilizan varillas de grafito y cadmio para que sus reactores no vayan al estado crítico— y explosionen.

Sin embargo, el Dr. Glenn T. Seaborg, ex jefe de la Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos y Premio Nobel por su trabajo en la síntesis de elementos pesados, señaló que "para que el uranio se 'queme' en una reacción, las condiciones deben ser exactamente correctas. Es necesario agua o algún otro moderador para frenar los neutrones liberados mientras que cada átomo es dividido de modo que no se estén moviendo demasiado rápido como para ser absorbidos por otros átomos, manteniendo la reacción en cadena. Por otra parte, el moderador y el combustible deben ser extremadamente puros. Incluso unas pocas partes por millón de contaminantes, como el boro, 'envenenarán' la reacción, llevándola a un punto de interrupción. ¿Cómo podrían surgir las condiciones necesarias bajo tierra en circunstancias naturales?", dijo Seaborg en la revista Time en 1972.


Dr. Glenn T. Seaborg

Además, varios especialistas en ingeniería de reactores comentaron que en ningún momento en la historia geológicamente estimada de los depósitos de Oklo fue el mineral de uranio suficientemente rico en U-235 como para que una reacción natural haya tenido lugar.

Incluso cuando los depósitos se formaron primero, debido a la lentitud de la desintegración radiactiva del U-235, el material fisionable habría constituido sólo el 3 por ciento de los depósitos — un nivel demasiado bajo para una reacción nuclear. Sin embargo, una reacción tuvo lugar, lo que sugiere que el uranio original, era mucho más rica en U-235 que una formación natural pudiera haber sido.

Si la naturaleza no fue la responsable, entonces la reacción debe haber sido producido artificialmente. ¿Es el uranio de Oklo el residuo de un reactor antediluviano de una civilización prehistórica?  Es probable que hace aproximadamente dos mil millones años hubo una civilización avanzada en Oklo (que quizás no era de este planeta) que era tecnológicamente superior a la civilización de hoy.

FUENTE: http://conspiraciones1040.blogspot.com/