viernes, 21 de julio de 2017

Fantasmas de la noche


Estos entes se aparecían a los mexicas en la noche, de acuerdo con lo escrito por Bernardino de Sahagún en el libro V de su Historia General de las Cosas de la Nueva España. Y se atribuía al dios Tezcatlipoca. ¿Cómo eran ?

En primer lugar estaba la Cuitaplaton o Centlapachton, una mujer enana o pequeña, de cabellos largos, hasta la cintura, con un andar muy parecido al pato. Ésta se aparecía a los hombres, especialmente cuando iba a “hacer sus necesidades”, quizá por la sorpresa o por su forma, quienes la veían volvían a sus casas temblando de pavor con la convicción de que tarde o temprano morirían o les ocurriría alguna tragedia. Si algún valiente quería atraparla le resultaba imposible, pues la figura desaparecía y reaparecía hasta que el intrépido quedaba burlado.


Otros más eran más terroríficos, tenían forma de calavera y se presentaban de improviso, les saltaban por la pantorrilla y hacían un ruido estremecedor. Si alguno quería verlo, la calavera desaparecía o, peor aún, iba correteando a los que huían.

Una vertiente más se manifestaba en forma de difunto tendido o amortajado al que se sumaban quejidos y gemidos. Si algún valiente lo agarraba o creía atraparlo sólo era ilusión pues únicamente tenían pasto o tierra en sus manos.

La última forma, también consignada por Sahagún, era cuando Tezcatiploca se aparecía en forma de coyote para impedir el paso a los viajeros o para advertirles de algún peligro o desgracia en ese camino.


También consignado por fray Bernardidno de Sahagún. Los mexicas que en el primer sueño de la noche escuchaban un ruido como de alguien que está cortando madera, llamado tooaltepuztli o hacha nocturna podían dirigirse al lugar de donde provenían dichos sonidos y presentarle ofrendas a ese ente, si superaban el miedo inicial, perseguir a esta forma de bulto hasta alcanzarla y agarrarla.

Después debían esperar a otro ente que tenía forma de hombre sin cabeza, que tenía el pescuezo cortado como un tronco y el pecho abierto, en ambos lados había puertecitas que se abrían y se cerraban en el centro donde reposaba el corazón. Si todavía el captor tenía ánimos para contemplar esta visión debía arrancarle el corazón y negociar con el fantasma algún favor, petición o riqueza. Sólo los valientes conseguían negociar con este ente.


Si conoces el dicho “Cuando el tecolote canta, el indio muerte” y te has preguntado por su origen, déjame decirte que este temor hacia el canto de la lechuza, búho o tecolote también fue registrado por los cronistas como Sahagún, que relata cómo los indios al escuchar el canto de esta ave se ponían muy nerviosos porque aseguraban que este sonido presagiaba la muerte. De acuerdo con la leyenda maya, el tunkuluchú o tecolote, era considera como el mas sabio entre las aves, por lo que no era extraño que los pájaros y otros animales acudieran a pedirle consejo o la solución de algún problema.


Todo su prestigio se derrumbó cuando las aves lo invitaron a una fiesta y se emborrachó. Un hombre que pasaba por ahí empezó a burlarse y a hacer escarnio del búho. Éste quedó muy dolido y decidió vengarse, extendiendo su rencor hacia toda la humanidad.

Buscó alguna cualidad que le ayudara en su venganza y eligió su olfato. Fue todas las noches al cementerio hasta que aprendió a reconocer el olor de  la muerte. Fue así que se dio a la tarea de anunciar al ser humano su muerte. Por eso se mantiene cerca de los lugares donde alguien va a morir y le anuncia con su canto su hora fatídica.

FUENTE: http://contenido.com.mx

jueves, 20 de julio de 2017

La mujer del Chamán


En determinados días del año, en la selva chiapaneca suceden cosas extrañas que aterran a sus pobladores, quienes se niegan a salir por la noches porque dicen que una bestia maldita ataca a los hombres y animales sin piedad alguna. Todo se remonta a la antigüedad cuando la mujer de un curandero empezó a celarlo, le molestaba que las mujeres, agradecidas por haber sanado a ellas o algún miembro de la familia, le regalaran fruta, maíz, verdura o guajolotes a su esposo. Creyendo que las mujeres querían quitarle a su esposo, se interno en lo más profundo de la selva donde realizó una serie de conjuros y pidió ayuda a los espíritus.

Tras convulsionarse se arrancó la piel hasta que su cuerpo quedó ensangrentado hasta convertirse en jaguar. Esa noche mató a una mujer (que había sido curada por su esposo) y a toda su familia, además destrozó la vivienda y mató a los animales. Los hombres se aprestaron a cazar a jaguar y mientras ellos lo buscaban, la mujer seguía matando a las mujeres que se acercaban a su marido.


El curandero empezó a sospechar de su mujer por lo que la siguió hasta ver cómo realizaba su transformación. Esperó a que ella se transformara en jaguar para vaciar un costal de sal en la piel humana, con lo que se secó rápidamente. Al regresar de cometer un asesinato, la mujer regresó al lugar donde había dejado su dermis, pero al no encontrarla fue camino a su hogar donde su esposo la enfrentó pero no pudo matarla.

Por esta razón se dice que la mujer aún habita esas tierras y se aparece a todo aquel que se cruce en su camino.

FUENTE: http://contenido.com.mx

miércoles, 19 de julio de 2017

Ayúdame


Una familia acababa de mudarse a una nueva casa cerca del bosque. Es una casa más grande, en un pueblecito tranquilo, los niños tienen sitio para jugar y los padres están tranquilos,... Todos estaban muy a gusto en su nuevo hogar. El padre trabajaba y debía ausentarse de casa una semana de cada dos por motivos laborales.

Una noche, mientras la madre leía en el salón, el hijo mayor no estaba en casa, pero la hija más pequeña ya dormía. Cuando Carlos, el hijo mayor, volvió a casa le comentó a su madre algo que le tenía preocupado de hace días. Y es que llevaba días observando a Caterina, su hermana pequeña, mientras dormía y ésta actuaba de forma extraña por la noche desde que se habían mudado a la nueva casa.

La pequeña hablaba durante su sueño y estaba muy agitada y nerviosa. Su madre no había observado nada, pero dijo que empezaría a hacerlo a partir de ese momento. Cuando Carlos se marchaba a la cama, pasó delante de la habitación de su hermana para echar una ojeada, y la vio sentada en la ventana mirando fuera. Enseguida bajó a advertir a su madre. Subieron los dos y al verla su madre pensó que probablemente la niña era sonámbula. La volvió a poner en la cama.


Pero la historia se repitió noche tras noche y la pequeña niña llegaba incluso a salir fuera de la casa para jugar en la parte trasera de la casa, en el patio.

La madre cada vez estaba más inquieta a causa de su comportamiento y decidió hablarlo con su marido a su vuelta. Ambos propusieron llevarla al psiquiatra y que la tratase. Pero la niña continuaba yendo al patio trasero, a intentar hacer en el suelo agujeros con su pala. Cavaba, cavaba... siempre cavaba sin cesar. Y siempre en el mismo sitio. Los padres llegaron a preguntarle a la niña dormida porqué hacía eso. La niña respondía que alguien le pedía ayuda.

Tras varias semanas viendo a su hija cavar diciendo que oía que la llamaban voces pidiendo ayuda, la familia no pudo más y decidieron cavar ellos en el punto dónde cavaba la niña. Cavaban más y más profundo, intentando encontrar una solución. Y la encontraron. En el punto donde la niña cavaba encontraron la solución al porqué Caterina actuaba así. ¡Encontraron un esqueleto de una niña!
Escandalizados, llamaron a profesionales para hacer una búsqueda y supieron que hacía dos años atrás desapareció una niña en el pueblo. La buscaron durante mucho tiempo pero nunca la encontraron. De una sola vez se habían resuelto ambos interrogantes.

FUENTE: http://historias-miedo.webmisterio.com

martes, 18 de julio de 2017

El Televisor


Todas las tardes, Ramón se preparaba para ver su serie favorita. Pero en esta ocasión, el clima malograba la señal y al cabo de un rato, se fue la luz. En medio de la oscuridad, arrojó todo lo que estuvo a su paso, hasta que vio por la ventana un destello, a pesar de que no había energía eléctrica, la vecina tenían encendido un televisor, posiblemente ayudada de un generador. Por su parte, él ni siquiera tenía una lámpara o cerillos para iluminarse. Así que se acomodó para ver el televisor de los vecinos aunque fuera de lejos.

Apenas había tomado asiento, y su aparato se encendió también, aunque no las luces. La imagen se mostraba en blanco y negro, y un tipo de sonrisa exagerada le invitaba a acercarse haciendo ademanes. Con extrañeza, el sujeto volteaba hacia todos lados, como si hubiera alguien más en su casa a quien pudiera estar llamando. Luego de comprobar que estaba solo, se acercó.


El hombre de la televisión no hablaba, solo gesticulaba y hacia señas. Al mismo tiempo le enseñaba imágenes a todo color de brutales asesinatos. Las ilustraciones eran grotescas, pero en un sentido morboso, el televidente permanecía esperando la siguiente, porque seguro sería peor.

Después de unos minutos, se dio cuenta que las víctimas de la escena eran sus vecinos, esos del enorme televisor, y luego escuchó gritos, desde la ventana veía que alguien los atacaba, así que buscó el celular para llamar a la policía, pero no pudo encontrarlo entre tanta oscuridad. Corrió entonces en su auxilio, pero al llegar, estaban muertos. Temiendo que alguien lo acusara de lo sucedido volvió a casa.


El televisor pasaba el mismo programa extraño, solo que el sujeto de la sonrisa macabra ya no estaba, solo había un hueco oscuro marcando su silueta. Pero la fotografía del asesinato, esa era la más horrenda…porque en ella estaba Ramón.

Fuente: https://historiasdeterror.org.mx

lunes, 17 de julio de 2017

La mujer del cigarrillo


Una madrugada, cuando Román salía del trabajo en el bar, vio en la esquina una chica pidiendo lumbre para su cigarrillo, sin embargo, ninguna de las personas se detenía, tal vez por su aspecto desalineado, pues estaba descalza, algo sucia y con el cabello alborotado. Román pensaba que se había excedido en la fiesta, y prefería ni acercarse porque ya antes se había metido en problemas en situaciones parecidas. Además, ella estaba en el lado contrario de su camino.

Las siguientes noches la escena fue la misma, hasta que Roman decidió acercarse, llevaba en su mano una cajetilla de fósforos del bar y no solo para encender su cigarrillo, sino para comprobar que todo estaba bien, porque al parecer ni siquiera se había cambiado el vestido que llevaba desde la primera vez que la vio.


Sin decir nada, se paró frente a ella, rascó el fósforo, pero al acercarlo al cigarrillo que la chica sostenía en sus labios, una ráfaga de viento imperceptible, apagaba la débil llama. Después de tres intentos más, Román, se sentía frustrado, se suponía que era un experto, porque hacía eso a diario en su trabajo, le resultaba muy extraño no poder encender un triste cerillo.

Debido a que la paciencia no era una de sus virtudes, fue donde uno de sus compañeros para quitarle un cigarro ya encendido y se lo llevó a la mujer, ella intentó tomarlo, pero su mano atravesó el pequeño cilindro, igual que los dedos de Román… por tan solo un segundo clavaron la mirada uno en los ojos del otro, mientras el cigarrillo se apagaba en el suelo, ya que el hombre no pudo sujetarlo más después de aquel frío contacto.


Se notaba confusión en el rostro de ambos, pero tras unos minutos de análisis interno, cada cual entendió porque todos habían ignorado a la chica, durante tantas noches…

Al llegar a casa, el hombre del bar buscó alguna noticia al respecto, efectivamente la mujer del cigarrillo había fallecido, y permanecía penando en aquella esquina, solo por no haberlo encendido. —¡Vaya forma de condenarse a uno mismo a causa de un vicio —pensaba Román cada vez que la veía, sin embargo de vez en cuando intentaba acercarle el fuego, para que así pudiera marcharse y descansar en paz.

Hoy ya no trabaja en el bar y su pelo es más blanco que la nieve, aun así, sus manos temblorosas siguen buscando llevar a la pobre joven hasta la luz… espero logre su tarea, porque no quiero verlo después, penando junto a ella.

FUENTE: https://leyendadeterror.com

viernes, 14 de julio de 2017

EL SIMURGH


Se dice que era un pájaro persa mágico que aparece en la mitología india. Se representa en el arte iraní como una criatura alada en la forma de un pájaro, lo suficientemente gigantesco para llevarse a un elefante o una ballena. Aparece como un pavo real con la cabeza de un perro y las garras de un león (a veces,incluso con un rostro humano). Leyendas iraníes cuentan que era tan viejo que había visto la destrucción del mundo tres veces. A veces se la compara con otras criaturas como el Griffin o el Fénix (ya que cuando llegaba a la edad de 1.700 años, se consumía en sus propias llamas, para volver a renacer).

Según cuenta la leyenda, este ser se encontraba en Los Montes Elburz. Se extiende desde los límites de Armenia hasta el mar Caspio, y termina en los límites de Turkmenistán y Afganistán. Forman una barrera entre el Caspio y la meseta de Qazvin-Teherán (parte norte de la gran meseta iraní). Se extienden en dirección oeste-este a lo largo de un arco de 600 km, cuya extensión mínima es de 60 km y la máxima de 130 km.


Una de las leyendas más populares es "Shâhnameh" (Libro de los Reyes):  "Zal , era el hijo del Rey Saam , que nació albino. Cuando Saam vio a su hijo albino, lo rechazó de inmediato ya que, se decía que el niño era el engendro de los demonios, y abandonó el bebé en la montaña Elburz .

     El niño recién nacido lloraba y lloraba sin cesar, y los gritos del niño fueron escuchados por el tierno corazón Simurgh, que vivía en la cima de este pico. Descendió hasta donde se encontraba el bebé y lo crió como si fuera su propio hijo.


Pasaron los años, Zal fue instruido por Simurgh, poseedor de un gran conocimiento y sabiduría, debido a su larga vida, pero llegó el momento en que se convirtió en un hombre y anhelaba volver al mundo de los hombres. Aunque el Simurgh no quería que se fuera, lo entendía, y renuente le dio tres plumas de oro, para cuando necesitara su ayuda, sólo tenía que quemarlas. Zal las cogió, y se puso en marcha.

     Al poco tiempo de volver a vivir con los humanos, Zal se enamoró y se casó con la hermosa Rudaba, que se quedó embarazada. Cuando llegó el momento del parto, este fue largo y terrible; Rudabah cada vez estaba más débil, Zal estaba aterrorizado de que su esposa muriera durante el parto, así que decidió convocar al Simurgh. El Simurgh apareció y le dio instrucciones sobre cómo realizar una cesárea, y así nació Rostam, que se convirtió en uno de los más grandes héroes persas."

FUENTE: http://mitosleyendascriaturas.blogspot.mx

jueves, 13 de julio de 2017

Makara. El misterio del monstruo marino de origen Hindú.

Según la mitología hindú, el Makara era un monstruo marino que podía adoptar varias formas pero, ¿sabías que podía actuar tanto en el agua como en tierra?

Hay que acudir a la mitología hindú para encontrar referencias fiables del Makara. Allí, en algunos de sus textos, podemos encontrar a un ser que adopta diferentes formas, las cuales, varían en función de sus propias necesidades.

Tal es así, que hay testimonios de personas que lo han visto convertido en un ser con un aspecto híbrido entre un cocodrilo y un pez. No obstante, otros, lo han visto con un aspecto que mezclaba un elefante y un ciervo. ¿Cómo es esto posible?


Todas estas descripciones, si atendemos al origen de este ser mitológico, son posibles y perfectamente plausibles. Y es que Makara no es otra cosa que “dragón de agua” en hindú aunque, los estudiosos aseguran que en realidad era un mamífero de la familia de los manatíes que tenía, en ocasiones, la necesidad de pisar tierra firme. Era entonces cuando adaptaba su forma. En algunas ocasiones lucía afilados apéndices como los elefantes como poseía potentes colas como los catáceos.


Eso sí, de lo que no hay ninguna duda es de que independientemente del lugar en el que se encontrase, esta bestia no dudaba en defender su territorio si bien es cierto que no era de por sí una criatura agresiva. Un rasgo que no es muy común entre las bestias de origen marino, las cuales, tienden siempre a sesgar las vidas de los humanos.

Un dato muy curioso es que cuando se tiene constancia de la existencia del Makara, inmediatamente surgen las comparaciones con otros seres de leyenda como el Kraken. Sin embargo, al ver que el primero no era necesariamente agresivo, no tardaron en considerarlo poco menos que una divinidad. Una divinidad que había venido a protegerlos precisamente de estas otras bestias.


No en vano, todavía a día de hoy son muchos los adornos, en edificios, en broches, pulseras y colgantes, los que representan la figura del Makara. Quién sabe si de ese modo, lejos de protegerles contra bestias inmundas y monstruos marinos devastadores, lo que realmente se pretende es evitar que el mal nos aceche.

FUENTE: https://www.nauticalnewstoday.com

miércoles, 12 de julio de 2017

EL MITICO CH´I-LIN


El unicornio se encuentra entre los seres mitológicos con mayor presencia en las diversas culturas del mundo. Tanto en Occidente como en Oriente, ha sido presentado como un animal de carácter noble, dotado de poderes mágicos, inmaculado y fuerte. Se le ha identificado con la pureza, la virginidad y lo espiritual.

En Occidente, el unicornio aparece representado bajo el aspecto de un caballo joven, generalmente blanco, con un cuerno en espiral en su frente, patas de antílope, barba de chivo, y una cola semejante a la del león. Sus ojos son de un azul intenso y se ha descrito que tiene una inteligencia comparable a la de un ser humano.


Fresco de un templo en el distrito de Taipei con detalles del chilin, mitológico animal que augura buena fortuna según las creencias de la tradición china.

Por su naturaleza apacible, ha sido adaptado en muchas obras creativas, especialmente aquéllas de la literatura infantil. En muchos cuentos de hadas, aparece nuestro mitólogico ser en medio del bosque, rodeado de flores y seres amorosos, generando un ambiente de ternura y armonía.

Actualmente se cree que el animal o criatura descrita como unicornio en Occidente era una especie de rinoceronte indio, que precisamente posee un solo cuerno. Se tienen registros que durante la Edad Media se importaban sus cuernos a Europa y eran vendidos como cuernos de unicornio.

En la literatura occidental, el unicornio se menciona en el Libro de Job, pero sus orígenes no son claros. Existen varias explicaciones, una de ellas remontando su origen en India, en la forma de una especie de asno silvestre; otra fuente considera que podría ser originario de Africa, tal vez alguna mutación de un antílope con un sólo cuerno. Otra teoría indica que es una descripción algo exagerada de un animal real del Tibet, que posiblemente se extinguió.


En China, el unicornio tiene una apariencia totalmente diferente. Se le conoce como chilin o kilin, y si bien posee los dones anteriormente descritos para la versión occidental, no luce como un brioso corcel, ni suele estar incluido en obras de la literatura infantil. Al contrario, es un ser mitológico de porte majestuoso en la forma de un ungulado híbrido con cuerpo de león cubierto de escamas, un cuerno de ciervo y rodeado de llamaradas de fuego. En muchas alegorías, suele aparecer un niño sosteniendo una flor de loto montado en el chilin, que denota el deseo de que nazca un niño dotado de gran sabiduría.

Según la tradición china, el chilin o unicornio chino aparece en conjunción con la llegada de un sabio. Siendo un ser revestido de gran sabiduría y gentileza, su presencia es un buen presagio, señal de prosperidad y serenidad.


El chilin, junto con el dragón, el fénix y la tortuga, eran conocidos en China como los "cuatro espíritus sobrenaturales" o "cuatro bestias sagradas". Después del dragón y el fénix, el chilin o unicornio chino es el tercer animal más poderoso dentro de la jerarquía china de seres mitólogicos. Sin embargo, en Japón, se le considera como el ser más poderoso, inclusive por encima del dragón.

En China, los orígenes del unicornio se pierden en los albores de la historia. Chin Shih-huang, el primer emperador que unificó a China, ordenó en el año 213 a. C. la quema de todos los libros, con excepción de los puramente técnicos, intentando así romper con las tradiciones del pasado. Hemos de suponer que entre los textos antiguos que fueron arrojados a la hoguera se encontraban algunos escritos que tal vez podrían habernos dado mejor luz acerca del origen de la leyenda, o quizás realidad, del unicornio. Lo poco que se sabe acerca del origen de esta criatura, se debe a unos fragmentos de texto salvados por monjes taoístas, bajo riesgo de perder sus vidas.


A través de los siglos, el unicornio o chilin pasó por una rica secuencia de leyendas y metamorfosis, donde monarcas, literatos y sabios, al por igual, trataron de explicar de una manera u otra cómo tuvieron sus aparentes encuentros con el legendario ser que imparte todo género de dichas.

Una de las leyendas chinas más interesantes sobre el unicornio fue la supuesta aparición de la criatura al legendario soberano Fu Hsi (~2900 a. C.). Según la creencia, Fu Hsi estaba un día sentado a orillas del Rio Amarillo, cuando de pronto de las aguas emergió un chilin, que llevaba en su lomo ciertos símbolos mágicos que ayudaron al soberano a crear las primeras escrituras chinas.

Supuestamente, Fu Hsi recibió del chilin los símbolos que le posibilitaron crear el Pakua o los Ocho Trigramas, que son una combinación de líneas continuas y quebradas que ha sido usado como sistema para predecir el futuro por muchas generaciones en China. Estas combinaciones se han inmortalizado en el I Ching o Libro de los Cambios, que actualmente es muy consultado para cuestiones de adivinación tanto en Oriente como en Occidente.


Las primeras referencias concretas que se tienen acerca del unicornio en China las encontramos en la obra del siglo V a. C., Tsuo Chuan o Crónicas de Tsuo, que narra acerca de los hechos que transcurren desde 389 a 468 a. C., siendo considerada como el primer trabajo de historia narrativa en chino. El chilin siguió apareciendo en subsecuentes obras chinas de historia y ficción, llegando incluso a ser identificado como una descripción pictórica algo distorsionada de la jirafa.

Esta descripción muy estilizada de la jirafa surge posterior a los viajes que hizo el eunuco Cheng Ho (1371 - 1433), por el Medio Oriente y Africa, de donde trajo de vuelta dos ejemplares vivos del enorme mamífero africano y los presentó ante la corte imperial.

El emperador Yung Lo (que reinó de 1403 a 1424) de la dinastía Ming, al ver esos animales de semejante porte los declaró como criaturas mágicas, significando con ello que su captura era símbolo de la grandeza de su reinado. Se cree que en esos momentos, la jirafa fue descrita como chilin o unicornio por algunos funcionarios de la corte, más que interesados en granjearse los favores del Emperador al aludir que era "privilegiado" de poseer tan magníficos ejemplares vivos de la mitológica criatura.


Una frase de buen augurio en China, Chilin hsiang-jui(麒麟祥瑞), que traducido al español sería equivalente a "suerte y prosperidad con el unicornio", nos explica el afán de muchos chinos en antaño por señalar que habían visto o estado con el animal. Esta frase refleja la alta estima que goza el mitológico animal entre los chinos. Hasta muy recientemente, el mejor cumplido que se le podía decir a una persona en China, era que un chilin había aparecido en el momento de su nacimiento.

Durante la dinastía Ching (1644—1911), la influencia de los gobernantes manchúes finalmente trajo como resultado el semblante moderno con que se suele presentar al ser mítico. A partir de ese entonces, el chilin se ha convertido en un animal con la cabeza del dragón, cuernos de venado, cuerpo cubierto con escamas de pez, pezuñas de buey y cola de león. Para un animal tan fabuloso, la combinación no pudo ser mejor.

La influencia del unicornio chino se ha extendido más allá de las fronteras de China, penetrando profundamente en la mayoría de los paises asiáticos. Esto queda comprobado en la forma como se representa en estos países, así como en el nombre. El chilin se le conoce en japonés como kirin; en vietnamita como kylan; en coreano como girin; y en tailandés como kilen.


Si bien el nombre en otros idiomas asiáticos tiene mayor diferencia, empero su semblante es muy parecido. El Chilin se conoce como sabitun sabintu en manchú; y como hariharipo hariharimo en tibetano. Su influencia llega hasta el Medio Oriente, y en la mitología persa encontramos a un ser extraordinario llamado buraq, que es presentado en un estilo que recuerda al chilin, reflejando tal vez el trasfondo chino de los pintores que introdujeron las técnicas de la acuarela a Irán e iniciaron varias escuelas persas de pintura en miniatura.

En Japón, el mítico animal posee un cuerpo más parecido al venado y ha sido un ser venerado desde la antigüedad. De hecho, el término kirin se usa en el japonés moderno para designar a la jirafa. Una de las principales marcas de cerveza japonesa lleva precisamente el nombre de Kirin; y la empresa que la fabrica, la Kirin Brewery Company, Ltd., ha adoptado como símbolo de la corporación al mitólogico animal.

Por otro lado, el kirin aparece con relativa frecuencia en muchas obras de arte en la Tierra del Sol Naciente, y al igual que en China, está revestido de una simbología auspiciosa.

La mitológica criatura ha vuelto a cobrar auge con la llegada de los juegos electrónicos. Muchos de los personajes idealizados en tales juegos son una representación virtual del legendario animal, donde su presencia le imparte una fuerza increíble a los papeles que desempeña en el mundo de la fantasía. Muchos de ellos también han sido adaptados para las series de anime o caricaturas japonesas de lucha entre héroes y villanos.


En Taiwan, es común encontrar estatuas o altorrelieves del unicornio en los templos, especialmentes aquéllos taoístas, donde su presencia es símbolo de muchas bendiciones y felicidades. Suele ser colocado en las estructuras internas del templo, con el objetivo de impartir tranquilidad y otorgar bendiciones a los fieles.

En el muro tapiado del Templo de Confucio en la ciudad de Taipei se encuentra una excelente escultura polícroma del chilin, en su versión más completa, donde aparece con sus cuatro patas pisando cuatro objetos auspiciosos. Irónicamente, la pared cierra la entrada frontal del templo, recordando a los residentes de la ciudad que en el pasado ninguno de los hijos de esta localidad logró aprobar los exámenes imperiales. Tal vez, la naturaleza bondadosa y tranquila de la criatura ha ayudado a aplacar un poco la vergüenza de no haber contado con un notable letrado entre sus ciudadados.

FUENTE: http://noticias.nat.gov.tw

martes, 11 de julio de 2017

Sleipnir – El caballo de Odín


La Mitología Nórdica o escandinava, ha dado lugar a grandes personajes, historias y criaturas mitológicas. En este caso en concreto veremos el nacimiento del caballo Sleipnir, famoso por ser el caballo de Odín, el dios supremo de la mitología. Pero su nacimiento es digno de mención, pues la historia es cuanto menos, sorprendente

Tras la guerra entre los Æsir y los Vanir, dos grupos de dioses, que termino con la unificación de ambos grupos en un único grupo con Odín a la cabeza, la ciudad de Asgard quedo desprotegida ante futuros ataques de los enemigos de los dioses, entre los que se encontraba la tribu de los gigantes de hielo (Jotun).


Un día un hombre llego al palacio de Asgard y vaticino que si no arreglaban las murallas y las hacían de piedra, la ciudad quedaría destruida ante los ataques enemigos. Este se ofreció a construirla pero con tres condiciones: Freyja (la diosa del amor, la fertilidad, y la belleza), el sol y la luna.
La necesidad de la muralla era evidente, pero las condiciones del hombre eran totalmente innegociables para los dioses.

En ese momento Loki, más conocido como “El Dios del caos o Dios de las travesuras”, propuso un plan para que se construyera la muralla y además no tuvieran que pagarle nada al hombre y es poner unas condiciones donde la muralla debía estar acabada en 6 meses (incluyendo los de invierno), y ni un solo día más. Ante la sorpresa general y estupor de Freyja, el hombre acepto la propuesta y se puso manos a la obra, contando con la ayuda solo de su caballo Svaðilfari, está fue toda la ayuda que Loki le permitió tener en su trato.

Resultado de imagen para Sleipnir – El caballo de Odín

Pasaron los meses y las obras avanzaban a un nivel muy superior al esperado por los dioses, en gran parte gracias al caballo, y para preocupación de Loki, pues sabía que no saldría bien parado si las obras se completaban, así que ideo un plan para salirse con la suya. La mañana anterior al plazo del final de las obras y cuando ya solamente quedaba la puerta de la muralla por ser terminada, Loki planeo que sin su inseparable caballo, el hombre no podría terminar la obra, así que usando una de sus habilidades que le permitía cambiar de forma en la que quisiera, se convirtió en una hermosa yegua y se llevó al caballo Svaðilfari. Ante este hecho, el constructor, estuvo intentando buscar a su caballo sin éxito y no fue capaz de terminar la obra sin su ayuda.

Al entender que todo era un truco de los dioses de Asgard montó en cólera y fue directamente a enfrentarse a Odín, este hecho revelo que no era un simple hombre normal con una fuerza sobrehumana, sino que se trataba de un gigante de hielo. Ante ello, Thor, uno de los hijos de Odín y dios del trueno, descargo su martillo Mjolnir sobre el gigante terminando con su vida de un golpe.


Pasado un tiempo y cuando la calma volvió a la ciudad, y su nueva muralla de piedra, Loki decidió regresar, pero no lo hizo solo. Debido al engaño que tuvo que hacer con el caballo del gigante, Loki en su forma de yegua dio a luz a un caballo de ocho patas al que llamo Sleipnir, y que regalo a Odín diciéndole:

Ningún caballo igualará la velocidad de éste. Él te llevará por mar, tierra y aire, también a la Tierra de los Muertos y de vuelta aquí.

Y así fue, por mucho que Loki también pudiera ser llamado “El dios de las mentiras” en la mitología nordica que Sleipnir fue por siempre, el fiel caballo de Odín hasta el final de sus días. Así es la historia que dio origen a una de las criaturas de esta mitología escandinava, pero no la única pues como veremos más adelante, otras muchas aparecen en la misma. En las sendas del viento, llegaremos a ellas, y a las de otras mitologías y culturas.

FUENTE: http://sendasdelviento.es

lunes, 10 de julio de 2017

Los hombres pez, El Monje y el Obispo del mar


Los mares del Japón son considerados un lugar peligroso, habitado por una galería de itinerantes monstruos y fantasmas vengativos. Ya sean serpientes de mar o entidades sobrenaturales, los marineros japoneses estaban constantemente conscientes de los peligros que el mar podría lanzar contra ellos. Algunas de las apariciones más temidas eran conocidas como “Umibozu“, unas terroríficas criaturas dicen eran los espíritus de los sacerdotes ahogados.

Los Umibozu eran criaturas que sacudían el miedo en los corazones de los marineros. Estas monstruosidades se describe generalmente como negras o grises, con la piel resbaladiza y los ojos enormes, que se dice a veces a brillaban. Los brazos de las bestias fueron representadas indistintamente como pequeñas aletas, y, a veces descritos como serpientes, o similares a tentáculos.

El nombre de estas criaturas humanoides, similares a cabeza rapada de un sacerdote, deriva de ahí: Umibozu, «umi» que significa mar y «bo-zu» el estilo de cabeza rapada que se encuentran típicamente en los sacerdotes japoneses. Estas enormes criaturas se dice que persiguen y aterrorizan a los marineros y pescadores, rompiendo barcos o arrastrando a la gente a su perdición.


El Umibozu se teme tanto que muchos pescadores se niegan a salir al agua si se informa que hay uno en las cercanías, y las armas eran llevadas generalmente a cubierta, en caso de que uno de los monstruos fuera encontrado.

Era muy típico de los barcos regresar a toda velocidad hacia la costa a la primera señal de cualquier actividad de percibir un Umibozu, a menudo indicadas por las formas grandes y negras bajo el agua o formas inexplicables en la superficie.


La versión china de esta bestia era conocida como el “bonzo del mar” (bonzo = monje budista), y al igual que su homólogo japonés, era conocido como una entidad viciosa y vengativa que atacaba a los marineros. En China, el bonzo marino era considerado tan peligroso y abundante, que era una práctica común en algunas zonas que en los buques se asignara un marinero la tarea de bailar en la cubierta agitando una cinta roja, que se decía mantenía a las criaturas fuera.


Cuentos de monstruos marinos con la apariencia a algún tipo de clero religioso, como los monjes, no están confinados a Asia. Europa también tiene sus historias de criaturas similares, con tal vez el más famoso es lo que era conocido como el “monje del mar“.

El “monje del mar” es nombrado por primera vez cuando un animal extraño mar se encontró frente a las costas de Dinamarca en 1546 y que parecía exteriormente a un monje. La criatura fue descrita como de 2,5 metros de largo, con una cabeza afeitada como la de un monje, y ropa al estilo de una capa de monje. La criatura tenía dos grandes aletas en lugar de brazos y su torso inferior terminaba en una cola ancha.


En ese momento, era bastante desconcertante para los que lo habían encontrado, y no se parecía a otras criaturas marinas que habitaban esas aguas. El naturalista suizo Conrad Gessner y bibliógrafo también hizo referencia a un monstruo similar encontrado en el 1450 en Escocia, y un avistamiento de Polonia en 1531.

Gessner menciona a la criatura en el volumen cuarto de sus cinco volumen de zoología en su obra “Historia Animalum“, libros que estaban destinados a ser un inventario de todo lo conocido por un zoologo y un intento de describir todos animales conocidos. Los volúmenes de esta obra también se dirigieron a salvar relatos el mundo antiguo y el mundo moderno. Uno puede encontrar en estas páginas descripciones detalladas e ilustraciones de toda clase de animales, incluyendo a muchos que fueron recientemente descubiertos en ese momento, e incluso algunas que son actualmente desconocidos para la ciencia, como el “monje del mar“. Claro que el trabajo no es científicamente confiable, ya que hay muchos animales aparentemente míticos encontrados aquí, como los unicornios que recibían el mismo trato al lado de rinoceronte.


Al igual que el “monje del mar“, había otros clérigos marinos, uno conocido como el “obispo del mar“, también se describe en la “Historiae Animalum” de Gessner. En este caso, la criatura en cuestión se parecía a un obispo en apariencia, con una cabeza humanoide y un cuerpo cubierto de escamas similares a la vestimenta de un obispo y aletas por brazos. El obispo del mar es generalmente presentado como si tuviera dos piernas.


Hay una leyenda polaca del siglo XIII de un obispo del mar que fue capturado y que fue llevado ante el rey de Polonia, este ser hizo un llamamiento a ser puesto en libertad. Cuando el rey concedió su petición, la criatura se dice que hizo la señal de la cruz y desapareció en las profundidades al ser librado cerca del mar.

Otro obispo del mar fue avistado y capturado supuestamente en Alemania en 1531. Tras su captura, se dice que finalmente murió después de pasar tres días en cautiverio. Una data anterior a 1187 cuenta de un obispo del mar fue capturado, como describen en los anuales de Stow, citado aquí:

En Neere á Orforde en Suffolke, algunos de los pescadores mientras pescaban con redes en el mar atraparon un pez que tenía la forma de un hombre en todos los aspectos, Barlemew de Glanville mantuvo el pescado, que fue llevado al castillo de Orforde, y permaneció en el castillo por el espacio de seis meses, y por más maravilloso, no habló una palabra. Comía con gusto toda clase de alimentos, pero los peces eran lo más codiciado, incluso después de haberlos secado. Muchas veces fue llevado a la Iglesia donde no mostró señales de adoración. Por fin, cuando él no estuvo bien cuidado, escapó hacia el mar y nunca más apareció.


A pesar de la improbabilidad de peces parecidos a los humanos o de los cuentos de ellos hablando, apelando a ser liberados, y hacer la señal de la cruz, es curioso que nos encontramos ante casos de misteriosas criaturas de diferentes partes del mundo rodeado por las imágenes de monjes, sacerdotes u obispos.

La descripciones por los marinos del monje marino europeo y del bonzo marino de los chinos parecen compartir similares características físicas con los Umibozu japoneses.

En la década de 1850, el zoólogo danés Japetus Steenstrup sugirió que el monje marino fuera probablemente un calamar gigante, un animal que él mismo se describe y señalados con el nombre de Architeuthis. Las razones de Steenstrup son: el manto del calamar gigante podría confundirse con la “cabeza” de la criatura y sus tentáculos como brazos y la cola. Esta es tal vez una explicación para el Umibozu así por varias razones. El calamar gigante en efecto se encuentran en aguas japonesas, y su aparición en algunos aspectos coincide con las descripciones de los Umibozu, como los brazos serpentinos y el gran tamaño del monstruo. El manto redondeados también puede ser visto como algo que recuerda de una cabeza de monje, sobre todo si esa fue la percepción cultural al ver a la criatura. Ya sea sobre la base de la realidad o cuentos chinos, los informes de atacar barcos gigantes del calamar son también frecuentes de muchas partes del mundo, lo que sería bien dentro de las descripciones de los presentes aterradora, causando estragos en buque en la tradición del comportamiento del Umibozu. Los calamares gigantes son raramente vistos cerca de la superficie, por lo que esta rareza podría ayudar a explicar el miedo que invoca, y tal vez la adición posterior de elementos folklóricos.


Muchos animales posibles se han propuesto en otras épocas, tanto para las versiones europeas y las versiones asiáticas de estas criaturas del mar. Algunos de los animales han incluido propuestas de focas, tiburones, manta rayas y los calamares gigantes. Bernard Heuvelmans expresó su opinión de que el monje marino europeo se basó en la identificación incorrecta de las morsas.

Algunos de estos ejemplos pueden tener mérito como una explicación para el Umibozu, sin embargo no está claro cuán probable es que los pescadores experimentados identifiquen erróneamente la vida marina con la que estaban familiarizados. Parece que los tiburones, manta rayas, focas, e incluso calamares serían conocidos hasta cierto punto u otro por marinos experimentados.


Parece más probable que haya ocurrido con algún animal que estaba lejos de su rango habitual, se aventuran en aguas donde no se encontró normalmente. Otra posible explicación es que los avistamientos de los testigos fueron influenciados por Jenny Hannivers. Un Jenny Hanniver es básicamente una manta raya o calamar que se seca y se conserva, a veces con una capa de barniz, y arregló  de alguna manera que se le hace hasta parece ser un misterioso y grotesco monstruo.

Estas creaciones se han realizado y vendido por pescadores, marineros y artesanos durante siglos en Europa y Japón. Muchas gente común que vio Jenny Hannivers creía que eran criaturas reales, y no hubo malentendidos ya que se trataba de ejemplares reales de monstruos marinos en miniatura o dragones. Incluso cuando los objetos fueron etiquetados como falsos, o cuando se conoció que Jenny Hannivers eran construcciones artificiales, prevaleció la idea errónea, muy probablemente porque, simplemente, la gente cree firmemente que tales criaturas han existido.


Parece posible que algunos haya utilizado la existencia de los Jenny Hannivers para afirmar su firme creencia en monstruos marinos y por lo tanto podría haber sido inclinados para describir a un animal identificado erróneamente conocido como tal.

No hay duda de que los océanos del mundo son el hogar de muchos misterios. Este es un lugar que sólo estamos empezando a arañar la superficie en términos de exploración, y es la fuente de un gran número de descubrimientos de nuevas especies, y muchos más a seguir siempre. No debería ser ninguna sorpresa en absoluto que una especie indocumentados podría estar por ahí, y puede estar detrás de algunos de estas cuentos.


Independientemente de la causa exacta detrás de estas cuentos y los mitos, una cosa está clara. El encanto del mar es poderoso, y esta vasta extensión ha mantenido una fascinación poderosa para la humanidad durante milenios. Los marineros y pescadores han intentado durante mucho tiempo para dar sentido a este lugar, y los diversos fenómenos asociados a ella. El mar sigue siendo, aun en los tiempos modernos, un lugar donde abundan los misterios y tal vez seguirá siendo siempre.


FUENTE: https://arescronida.wordpress.com